Discapacidad

Segundo Plan de acción sobre discapacidad e inclusión de la Universidad Autónoma de Barcelona
Sexenio 2018-2023. (II PAD)
Aprobado por el Consejo de Gobierno en la sesión del 14 de marzo de 2018

Presentación

El Segundo Plan de acción sobre discapacidad e inclusión de la UAB para 2018-2023 (II PAD) responde al compromiso político de la Universidad con la garantía de los derechos y la inclusión de las personas con discapacidad. Como continuidad del Plan de acción para la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad de la UAB para 2011-2015 (I PAD), aprobado por el Consejo de Gobierno en la sesión del 17 de noviembre de 2010, se trata de un instrumento que permite articular las políticas para la atención de la discapacidad y la inclusión en el ámbito universitario.

Más allá de la exigencia legal, la Universidad Autónoma de Barcelona entiende que, para garantizar los derechos de las personas, hace falta voluntad política, transversalidad en las formas de actuación e implicación de toda la comunidad.
El Plan de acción sobre discapacidad e inclusión de la UAB (II PAD) se entiende como el instrumento que tiene que permitir articular las políticas inclusivas en la Universidad. Se trata de un documento elaborado por el Observatorio por la Igualdad de la UAB, unidad encargada de la realización de la diagnosis, el acompañamiento en la discusión de las medidas y la redacción final. El proceso de elaboración del II PAD toma como punto de partida la diagnosis que contempla los siguientes aspectos: a) la evaluación del grado de implementación del primer plan de acción (I PAD, 2011-2015); b) una compilación de la normativa vigente en materia de discapacidad y universidad; c) la actualización de los datos en torno a la situación de las personas con discapacidad en la UAB; d) la valoración por parte del colectivo con discapacidad de las dificultades y obstáculos. Además, ha contado con una comisión técnica de personas expertas (PDI, PAS y alumnado) que ha discutido y consensuado los ejes de actuación y la concreción de las medidas.

El conjunto de medidas se organiza en cuatro ejes y se prevé en un marco temporal de actuación de seis años. Las medidas que se presentan son: 1) aquellas del primer plan de acción que todavía no se han aplicado o que son permanentes, en muchos casos modificadas y adaptadas en función de la realidad y la situación actual; y 2) nuevas acciones que responden a problemáticas detectadas con la diagnosis y a los cambios de la normativa vigente.

Estructura y contenido

El plan de acción está formado por 32 medidas agrupadas en cuatro ejes o ámbitos de actuación. Para cada una de las medidas se especifican los órganos responsables y ejecutores, los instrumentos y los objetivos que se tienen que lograr, así como su calendario de aplicación. Los ejes son los siguientes:

- Eje 1. Visibilidad y sensibilización: incluye todas aquellas acciones que tienen como finalidad difundir los derechos y la situación o realidad de las personas con discapacidad, dar a conocer las políticas y las acciones de la UAB en materia de discapacidad, y promover la plena participación de este colectivo en los diferentes espacios.
- Eje 2. Accesibilidad y movilidad: se especifican las medidas dirigidas a garantizar la accesibilidad y la movilidad físicas y virtuales.
- Eje 3. Desarrollo de la actividad: estudio, trabajo y promoción: engloba aquellas acciones de adaptación del entorno necesarias para garantizar el desarrollo sin dificultad de la actividad cotidiana, ya sea de estudio o trabajo, y que responden a las necesidades específicas y particulares de cada individuo.
- Eje 4. Política universitaria y marco organizativo: se han definido las acciones que hacen referencia a la normativa de la Universidad o a su modelo de gestión y organización.

En cada uno de los ejes que se presentan en este plan de acción se incorporan medidas que parten del cumplimiento legal y de los resultados obtenidos de la diagnosis. Se pone de manifiesto que la UAB ha manifestado a lo largo de los años su compromiso y sensibilidad por la situación de las personas con discapacidad, tanto a nivel institucional y normativo como en relación con la atención de las necesidades del colectivo. Así, por ejemplo, destacan los avances en la mejora de la accesibilidad del Campus o de los portales web de la UAB, la creación y puesta en marcha del Plan de movilidad con el objetivo de crear un Campus universalmente accesible o la existencia desde 1993 del PIUNE, Servicio de Atención a la Discapacidad.

No obstante, la diagnosis nos ha permitido especialmente detectar en qué aspectos hay que continuar mejorando, cuáles son las carencias y retos, y dónde hace falta dedicar más esfuerzos y recursos. En este sentido, en cuanto a la accesibilidad y la movilidad, destaca en especial la necesidad de promover medidas dirigidas a corregir progresivamente los diferentes desniveles, escaleras y rampas excesivamente inclinadas en los recorridos a los diferentes espacios, así como la mejora de la iluminación o de los caminos. Por otro lado, a pesar de que se ha observado que en la totalidad de las zonas de aparcamiento hay plazas reservadas para el colectivo con discapacidad, las personas encuestadas destacan la necesidad de ejercer más control del uso de estas plazas, y de penalizar su uso indebido. De esta valoración, se desprende también la necesidad de ampliar, internamente, el derecho de acceso a estas plazas a aquellas personas que legalmente no pueden disfrutar de ellas pero a quienes les supone una dificultad importante no encontrar aparcamiento cerca del lugar de estudio o trabajo.

En relación con desarrollo de la actividad, el colectivo de personas encuestadas manifiesta que percibe una determinada carencia de conocimiento, apoyo y comprensión del personal docente (en el caso del alumnado) o del personal laboral superior (en el caso del personal trabajador). En este sentido, se considera oportuno llevar a cabo acciones de sensibilización y formación en relación con la discapacidad dirigidas al profesorado y al personal trabajador que gestiona y dirige equipos para garantizar el desarrollo de la actividad sin ningún tipo de dificultad.

Finalmente, destacar también la necesidad de aplicar medidas encaminadas a dar a conocer las políticas de igualdad en materia de discapacidad, así como de promover la introducción de esta temática tanto en la investigación como en la docencia.
Así pues, las medidas que se presentan en este segundo plan de acción no solo recogen estas necesidades, sino que también incorporan todas aquellas acciones que ya se están llevando a cabo en nuestra comunidad y que hay que seguir desarrollando o mejorando.

Otro punto de referencia en el diseño de las medidas ha sido necesariamente el marco normativo en materia de discapacidad, tanto a nivel estatal y autonómico como europeo e internacional. La constitución del plan se rige por: 1) el reconocimiento del derecho de las personas con discapacidad a la educación y el trabajo, al acceso a los estudios superiores y a la libre elección de ocupación y profesión; 2) la prohibición de la discriminación por razón de discapacidad en el ámbito educativo y laboral; 3) la obligatoriedad de las entidades de aplicar medidas inclusivas para garantizar la igualdad de oportunidades y de condiciones de las personas con discapacidad en el ejercicio de su actividad.