Sala de prensa

Nikita Zalevskyi: "Cuando dejas atrás tu país y sabes que tu familia está en una ciudad en guerra se hace difícil pensar en el TFG"

Entrevista a estudiant Ucraïna - Nikita

En el marco de la campaña #UABrefugi: Emergencia Ucrania, Nikita Zalevskyi, estudiante ucraniano vinculado a la UAB, comparte su vivencia de resistencia frente al conflicto y remarca la necesidad de apoyo por parte de las comunidades universitarias.

21/06/2022

Los estudiantes en Ucrania hemos perdido un tiempo muy importante en nuestras carreras personales y académicas.

Si viajáramos atrás en el tiempo y tuviéramos esta conversación en enero de 2022, ¿cómo describirías tu vida?

Tengo 20 años, soy de Ucrania y estudio en la universidad. A principios de 2022, mi vida era perfecta. Estaba de Erasmus en Barcelona, ​​estudiaba en la UAB y escribía mi TFG. Todo estaba bien: trabajaba en una empresa de Ucrania, tenía muchos amigos internacionales y estaba en buena universidad. Mi vida estaba llena de buenos recuerdos, de alegría.

Justo después de tu estancia en la UAB, regresaste a casa y estalló la guerra. ¿Cómo viviste esos primeros momentos?

A mediados de febrero, terminó mi Erasmus y volví a Ucrania de vacaciones. El segundo semestre no empezaba hasta principios de marzo y tenía dos semanas para estar en casa antes de regresar a Polonia para terminar el grado en economía.

Mis amigos de fuera no paraban de preguntarme si estallaría la guerra. Como la mayoría de ucranianos y ucranianas, me negaba a pensar que pudiera ocurrir. No podíamos imaginar una guerra en Europa en pleno siglo XXI. Pero la retórica de Putin escalaba cada vez más y decidí quedarme. No estaba tranquilo y no podía concebir estar fuera del país mientras bombardeaban a mi familia. Si no pasaba nada, se iría pronto para reanudar las clases.

El 24 de febrero, a las 5 de la madrugada, mi madre me despertó entre lágrimas. Tomada del pánico, me dijo que la guerra había comenzado. Nunca lo olvidaré. Me sentía completamente perdido; quería abrir los ojos y que se acabara esa pesadilla, pero no era un sueño, era la realidad.

Podíamos oír las explosiones en la calle porque el ejército ruso ya había comenzado el bombardeo de la ciudad. No era seguro quedarnos allí y decidimos marcharse. En una hora cogimos lo esencial: documentos, dinero y algo de comida. Ni siquiera cogimos ropa. En ese momento, el miedo no te deja pensar.

Eran las cinco y media de la mañana cuando salimos fuera. Era una madrugada de febrero y todo estaba oscuro y muy frío. Llovía. Se oían alarmas antiaéreas por toda la ciudad y la calle estaba rebosante. Todo eran colas, todo el mundo intentaba huir.

Te convirtiste en un joven estudiante atrapado en un conflicto armado. ¿Cómo afectó esa situación extrema a tu carrera académica?

Tenemos una casa de campo y huimos hacia allí. Durante más de dos semanas, vivimos 20 personas en la misma habitación. Toda la familia y algunos amigos que no tenían dónde ir. Aseguramos las ventanas para protegernos en caso de que una bomba cayera cerca. No podíamos salir: los soldados rusos podían estar en cualquier sitio en cualquier momento. Sólo podíamos quedarnos allí, en el subterráneo, sentados con la luz apagada y escuchando las noticias. Comíamos una vez al día. No puedo describir lo que vivimos.

En esas condiciones no puedes pensar en estudiar ni en otra cosa que en sobrevivir y superar ese momento. Incluso quien no creía en Dios, rezaba.

¿De qué formas la sociedad civil y, en concreto, el alumnado y las comunidades universitarias resistieron y organizaron de forma no violenta?

El sonido de los aviones de combate no paraba y nos oíamos permanentemente en riesgo. Tuvimos que desplazarnos de nuevo, esta vez hacia el este del país, que parecía más seguro. A su llegada, una familia se ofreció a acogernos en su casa.

Muy rápido nos empezamos a organizar. Sentí que no podía seguir estudiando en un momento en el que mi país me necesitaba más que nunca y empecé a hacer de voluntario civil. Todos mis amigos, también estudiantes universitarios, se quedaron por hacer lo mismo.

El pueblo donde estábamos estaba muy cerca de la frontera con Polonia y se convirtió en un centro logístico para la ayuda humanitaria. Yo y mis compañeros ayudábamos en la distribución del material, mi madre y mi hermana cocinaban para las personas refugiadas que llegaban y mi padre repartía material con su furgoneta y acompañaba a otras familias que también habían huido de su casa. Así pasamos meses.

Tuviste que marcharte de Ucrania para terminar los estudios. ¿Cuáles son los principales retos que afronta un/a estudiante en situación de refugio?

Perdí mucho tiempo de estudio. También perdí el trabajo y los ahorros. Después de unos meses, pude salir del país para regresar a la universidad en Polonia. Mi familia regresó a nuestro piso.

Ahora tengo que terminar el grado. El principal problema es la concentración. Cuando dejas atrás tu país y sabes que tu familia y amigos están en una ciudad en la que todavía suenan las alarmas antiaéreas y donde hay tiroteos, se hace difícil pensar en el TFG. Sólo puedes pensar en ellos.

El tiempo y los recursos son también un reto. Los estudiantes en Ucrania hemos perdido un tiempo muy importante en nuestras carreras personales y académicas. También hemos perdido dinero y posibilidad de financiarnos. Ante esto, el apoyo por parte de organizaciones y universidades es crucial.

¿Has recibido apoyo por parte de la universidad?

Durante los primeros días de la guerra, la Universidad nos contactó. Tanto la Universidad de Lodz, en Polonia, como la UAB nos escribir correos de apoyo. He pedido una beca #UABrefugi y he recibido una pequeña ayuda de la universidad polaca, que me ha devuelto una parte de la matrícula.

A medio plazo, ¿cómo imaginas tu futuro? ¿Qué proyectos académicos tienes?

Espero terminar el TFG y graduarme este curso. Después, sería muy feliz si pudiera obtener plaza en la UAB para realizar un máster. Debido a la situación, no puedo pagar la matrícula. Con una beca, podría convertir ese sueño en realidad.

En la UAB, el Programa de Acogida de la FAS apoya a personas con necesidad de protección internacional. #UABrefugi es una bolsa de becas que promueve la continuidad de los estudios universitarios a jóvenes refugiados/as. Empezó en 2016 y ahora ha aumentado su dotación como respuesta a la guerra en Ucrania. La comunidad UAB está llamada a colaborar en el refuerzo de estas ayudas a estudiantes afectadas por el conflicto, a través del micomecenazgo #UABrefugi - Emergencia Ucrania.

¿Por qué consideras que es necesario participar en la campaña?

No sólo en Ucrania, sino en todas partes, muchas personas viven la experiencia terrible de la guerra y sus consecuencias. Poder formarse y tener oportunidades de futuro es lo que realmente puede ayudar a los estudiantes en esta situación a resistir, a afrontar los problemas ya no rendirse.

Las becas UAB refugio ayudarán a jóvenes que, como el Nikita, han visto su educación afectada por el conflicto en Ucrania. El derecho a la educación traspasa fronteras. Haz #UABrefugi: participa de la campaña Emergencia Ucrania