La opinión del presidente

La opinión del presidente

 

Nit Consell Social de la UAB: seguimos para un mejor 2021

 

El año 2020 nos ha dejado y su paso será difícilmente olvidable, aunque los seres humanos tenemos la ventaja de ser más resilientes de lo que creemos.

El cambio de año y los buenos propósitos es uno de los mecanismos, pues pensamos que, con las campanadas y las uvas, todo cambiará. Quizás mejor así, pero es irracional. ¿Qué pensarán aquellos otros seres de nuestro planeta cuyo calendario es distinto al nuestro? Pues diría que lo mismo, pero en fechas distintas. Es como tantas otras circunstancias que nos rodean e influyen que, sin estar basadas en la evidencia, sino en la historia, la tradición, las emociones, las raíces o los propios orígenes, marcan nuestra existencia ¿Quién lleva la razón? Chi lo saprà? 

Pero estas líneas no son para hablar del 2021, sino de la Nit del Consell Social de la UAB. Este año pasado, como todos, nos hemos tenido que reinventar, con un acto en streaming y en un formato televisivo que ha sido un éxito. 

El evento que cada año realizábamos de forma presencial, primero de la mano dels Amics de la UAB en la sede de la Casa Convalescència UAB en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y luego, ya emancipados y en solitario en el recinto modernista de dicho hospital, pretende ser un ejemplo más de la importancia que debe residir en la unión y estrecha colaboración de la UAB y la sociedad que nos financia y a la que la Universidad sirve. 

De hecho, para una gran mayoría de personas, tanto de la propia universidad como de fuera, el Consell Social es el gran desconocido. Pues bien, entre las muchas actividades que realizamos cada año, esta Nit, pretende realzar la importancia de la cooperación que debe existir entre la sociedad y la universidad. 

Es por ello que, anualmente, un jurado independiente pero también con miembros del propio Consell en su seno, delibera sobre cada una de las candidaturas presentadas para resolver las personas premiadas del año. La finalidad es elegir personas e instituciones que han ayudado a potenciar esta relación entre la universidad y la sociedad. De hecho, este es uno de los grandes retos que nos planteamos en mi mandato, sobre cómo conseguir la máxima involucración de la sociedad en el crecimiento, mejora y progreso de la UAB. 

Es cierto que este último decenio ha sido muy duro a nivel de recursos para el sistema universitario catalán. Además, cuando parecía que la crisis económica del 2008 estaba superada, la llegada de crisis políticas y sociales culminadas por la tremenda pandemia mundial de la COVID-19, ha acabado de desbaratar todos los planes de crecimiento y mejora que teníamos previstos. A pesar de todo ello, gracias al esfuerzo de tod@s hemos conseguido paliar lo que podría haber acabado en una situación crítica e insalvable para la universidad. Y seguimos. El entorno sigue siendo incierto e inestable y en estas condiciones es muy difícil gestionar, no ya el crecimiento y la mejora, sino mantenerse. A pesar de todo, cerraremos el año 2020 en equilibrio o casi, lo que sería un milagro. Pero será gracias al esfuerzo de muchísima gente, de la UAB y también de fuera. La unión nos ha permitido sortear una crisis inesperada y brutal y seguimos trabajando duro para paliar al máximo los efectos adversos, pues que nadie olvide que el entorno, que es el que nos financia, está sufriendo tanto o más que nosotros y eso es algo que no podemos ni debemos olvidar. Ahí aparece el factor solidario de ida y vuelta y en ello estamos.

Pero vayamos a los premios del año 2020, entregados en el mes de diciembre, y el porqué de cada uno de ellos.

Empecemos por el Premio Alumni UAB. Desde la fundación de esta Universidad en el 1968, han estudiado en ella más de 180.000 alumnos. Esto, dicho de forma simple, significa que la UAB podría tener más de 150 mil embajadores por el mundo. Si pudiéramos convencer, para este papel, a aquellos que han pasado por nuestras aulas y ahora desempeñan distintas profesiones y actividades en diversas instituciones y geografías, el potencial Alumni UAB podría llegar a ser importantísimo para el futuro de la universidad. Desde el Consell Social hemos trabajado y seguimos trabajando duro para que algún día la Fundación Alumni UAB sea el mayor y más importante vínculo de la UAB con su entorno, con el mundo en general. ¿Quién mejor que aquéllos que han vivido la UAB en sus múltiples facetas de estudiantes, investigadores y docentes para ayudar a divulgar lo que somos, lo que hacemos y cómo nos pueden ayudar? En el año 2020, hemos elegido para el premio Alumni a una persona que nos dejó este desafortunado año pero que fue alumno y alumni de la UAB. Se trata de Carlos Ruiz Zafón, el escritor español más leído después de Miguel de Cervantes. Permitidme, por mi afición a escribir, destacar algunas frases de Zafón, pues merecen la pena y más en estos tiempos. Seguro que las disfrutaréis tanto como yo:

  • “Las buenas palabras son bondades vanas que no exigen sacrificio alguno y se agradecen mucho más las bondades de hecho”.
  • “Los libros son espejos, solo se ve en ellos lo que uno lleva dentro”.
  • “En un universo infinito, muchas cosas escapan a la razón humana”.
  • “Existimos mientras alguien nos recuerda”.
  • “Nada sucede por casualidad, en el fondo, las cosas tienen su plan secreto, aunque nosotros no lo entendamos”.
  • “No intentes cambiar el mundo, intenta que el mundo no te cambie a ti”.

 

El Premio Universidad-Sociedad ha ido a parar a las manos de la neurobióloga, investigadora y profesora universitaria Mara Dierssen, quien ha trabajado muy intensamente la complejidad del cerebro y es experta en este campo. Vale la pena resaltar algunas de las conclusiones y conceptos que Mara compartió en la Nit del Consell Social:

  • “Los grupos diversos son más creativos y capaces de innovar”.
  • “El síndrome de Down es el ámbito en el que he realizado mi investigación y en el cual puedo seguir explorando aspectos muy innovadores y excitantes”.
  • “En la búsqueda de la armonía de la igualdad en el ámbito de la diversidad”.
  • “La magia del cerebro”.
  • “Las realidades paralelas”.

 

Y enlazando con Mara, nos dirigimos al Premio Universidad-Empresa. Aquí contamos con otra persona admirable, Cristóbal Colón, quien, parafraseando a Ruiz Zafón, ha actuado a lo largo de su vida con ”las bondades de los hechos” y, de acuerdo con Mara Dierssen, ha conseguido “con grupos diversos, la innovación”; un proyecto ejemplar. Cristóbal Colón, psicólogo, es fundador y presidente de La Fageda, uno de los proyectos empresariales más interesantes, pedagógicos y excitantes que he visto en mi vida. Recomiendo a todos los que podáis, que visitéis, cerca de Olot, la empresa La Fageda. Sólo visitándola, conociendo sus facetas y quienes trabajan ahí día a día, escuchándoles y degustando sus productos, entenderéis el porqué de todo ello. Algunas de las aportaciones de Cristóbal Colón que vale la pena compartir:

  • “La Fageda factura 23 millones de euros, sus productos lácticos son los más vendidos y el proyecto está basado en la terapia ocupacional”.
  • “La Fageda ha fabricado casi 100 millones de unidades de sus productos”.
  • “Es un proyecto social basado en una empresa con una plantilla fija de 321 personas y que a veces llega a más de 400. Desde 2013 La Fageda ha invertido 20 millones de euros”.
  • “La falta de voluntad política está poniendo en riesgo la existencia de los Centros Especiales de Trabajo (CET)”.

 

Finalmente, en la Nit del Consell Social también se otorga el Premio Transferencia UAB.  La transferencia de conocimiento es un ámbito de las universidades que poca gente conoce. En general, la sociedad tiene una visión simple de la universidad. Es el lugar donde ir o enviar a tus hij@s a estudiar para que se formen como profesionales y puedan garantizar su futuro. Yo añadiría que, además, en la universidad formamos personas, que es algo tremendamente relevante. No podemos quedarnos simplemente en la parte técnica y profesional. La universidad también ha ejercido durante muchos años como ascensor social para muchas familias que han podido disfrutar de la universidad pública para formar o formarse mejor y tener un proyecto de vida digno y satisfactorio. Mucho menos conocida es la investigación, aunque en los últimos tiempos se ha puesto de moda, desgraciadamente, por la Covid-19. En las universidades se realiza investigación de forma muy sofisticada y en temas muy relevantes. Conlleva un camino muy duro, de enormes tropiezos, en donde los errores abundan más que los hallazgos y los éxitos, aunque, como todo en la vida, sin los errores, no se alcanzarían objetivos inimaginables. Pero lo más importante de la investigación es que siempre redunda en favor de la sociedad, del mundo. Es ahí donde aparece la transferencia de conocimiento. 

La universidad debe estar muy atenta a lo que sucede en el mundo para poder dar respuesta a la demanda que constantemente surge y la sociedad reclama. También es cierto que la investigación ya no se realiza solo en los ámbitos académicos y es por ello que la colaboración entre la universidad y su entorno es crucial. También lo es la colaboración público-privada. Sólo así, uniendo fuerzas, recursos, inteligencia y logística, desde todos los ámbitos, este conocimiento llegará a más personas y con ello mejorará el bienestar de un mundo que crece de forma exponencial.

Este año 2020, ha recibido el Premio Transferencia UAB Fátima Bosch, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la UAB y directora del Centro de Biotecnología Animal y Terapia Génica (CBATEG). Es una extraordinaria investigadora, emprendedora y científica pionera y constituye un claro ejemplo de cómo se puede y se debe transferir el conocimiento a la sociedad. Sus avances en el ámbito de la terapia génica en temas tan prevalentes como la diabetes y la obesidad e incluso el impacto en el envejecimiento, son tan relevantes que importantes grupos de todo el mundo están estableciendo acuerdos de colaboración con la Dra. Bosch y la UAB para potenciar sus investigaciones y poder ofrecer a la sociedad soluciones que mejoren el bienestar a la población mundial. La Dra. Bosch, en una de sus intervenciones en la Nit del Consell Social de la UAB, refleja de forma excelente el devenir del investigador cuando afirma que “Tras muchos años de esfuerzos y trabajo de base para desarrollar nuestras teorías, hemos conseguido abrir puertas que nos ofrecen un futuro esperanzador y excitante”.

Es así como desde el Consejo Social de la UAB aportamos nuestro grano de arena a una universidad como la UAB, con muchas personas que día a día, enseñando, estudiando y trabajando en equipo, colaboran unidas para poder ofrecer soluciones y herramientas de la mano de otros actores de la comunidad, públicos y privados, para mejorar el bienestar de nuestro planeta.

Para finalizar quiero, desde estas líneas, mostrar mi agradecimiento al equipo del Consell Social, encabezado por nuestra secretaria Ejecutiva Sonia Hernández, por el enorme esfuerzo hecho en la realización de la Nit del Consell Social; a la Facultad de Ciencias de la Comunicación y a su Decana, Dra. Recoder, por su apoyo y el de toda su gente; al soporte y guía impecable de la unidad de Comunicación del Parc de recerca UAB, con la total implicación y colaboración altamente profesional de Marc Sanabria;  a l@s estudiantes de la Facultad que consiguieron convertir el evento en un magnífico programa de televisión que se transmitió vía streaming a toda la comunidad académica y más allá. Y un agradecimiento muy especial a nuestras dos estudiantes de Ciencias de la Comunicación, Carla Altadill y Anna López, que tan pronto se lo propusimos, se mostraron entusiasmadas con el proyecto y nos ayudaron a mejorarlo y darle una magnífica exposición y realización con enorme profesionalidad. A ellas y todos los que lo hicieron posible, mil gracias de todo corazón. Cumplimos con otro de nuestros grandes propósitos, utilizar el talento de la UAB para realizar algo “in house” que muchas veces, por olvido, se encargaba fuera.

Objetivo, pues, cumplido. Ahora crucemos los dedos, y por supuesto pongamos de nuestra parte, para que lo antes posible, que no será pronto, recuperemos la normalidad y podamos volver a comunicarnos como antes y podamos ofrecer y recibir abrazos de la gente querida. Salud para el 2021. El resto lo pondremos entre todos.

 

18 de enero de 2021