Una encuesta sobre teletrabajo muestra el difícil equilibrio entre vida personal y laboral

COVID Hugo Valenzuela
Autor: Hugo Valenzuela-Garcia

Una encuesta realizada a los teletrabajadores en Cataluña durante los primeros meses de la pandemia, realizada por el profesor del Departamento de Antropologia Social Hugo Valenzuela-Garcia, arroja luz sobre cómo se enfrentaron a la difuminación de los límites entre el trabajo y la vida personal.

19/10/2020

La pandemia de COVID-19 ha tenido un efecto dramático en los mercados laborales, obligando a una reorganización total del trabajo en algunas profesiones. Trabajar desde casa se ha convertido en un remedio temporal en algunos sectores, con todas sus contradicciones. Si bien puede abrir nuevas posibilidades para el equilibrio entre el trabajo y la vida privada, también difumina las fronteras en términos de espacios, comportamientos, disposiciones y roles.

El profesor del Departamento de Antropología Social de la UAB Hugo Valenzuela-Garcia, director del Grupo de Investigación en Antropología Fundamental y Orientada Egolab-GRAFO y miembro del Centro de Estudios y de Investigación en Emprendimiento e Innovación Social (CREIS) realizó, en mayo de 2020, una encuesta online para averiguar qué piensan los españoles obligados a teletrabajar sobre su nueva situación laboral.

De las sesenta y cuatro respuestas a la encuesta, que siguieron una estrategia de bola de nieve para el reclutamiento y, por lo tanto, no pueden considerarse representativas en un sentido estricto, la mayoría eran mujeres (72 por ciento). Todos tenían más de treinta años y tendían a agruparse en el rango de los cuarenta y uno a los cincuenta años. Sin excepción, también eran un grupo altamente cualificado: el 90,6 por ciento tenía un título universitario (y el 35,9 por ciento había realizado también estudios de posgrado), mientras que el 9,4 por ciento había completado la formación profesional.

Según los resultados de la encuesta, trabajar desde casa ahorra tiempo y costos de transporte (según el 37,5 por ciento de los encuestados), permite una mayor autonomía (34,3 por ciento) y produce un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida familiar (23,4 por ciento). Por otro lado, el teletrabajo expande tanto la carga de trabajo como la jornada laboral, que según los trabajadores puede conducir a la autoexplotación (37,5 por ciento). La mayoría constataron que echaban de menos las relaciones sociales en el trabajo y que la sociabilidad en el trabajo es fundamental para su bienestar, así como que separar la esfera doméstica del trabajo implica un estrés tremendo que afecta tanto la vida laboral como familiar.

Los que respondieron a la encuesta no estaban, en general, entusiasmados con el trabajo remoto. Alrededor del 62,5 por ciento informó que preferiría regresar a su lugar de trabajo convencional cuando fuera posible.


Artículo de referencia:
Valenzuela-Garcia, H. (2020). Fuzzy Frontiers: Telework and Work–Life Balance in COVID-19 Spain. Society for the Anthropology of Work. https://doi.org/10.21428/1d6be30e.962a9633

Esta noticia se engloba dentro de los siguientes ODS

  • Trabajo decente y crecimiento económico
  • Salud y bienestar
 

Noticias relacionadas

Todas las noticias