Primeros resultados del proyecto de seguimiento de la nutria en las cuencas del Besòs y la Tordera

Lludrigues
istockphoto/SandraDombrovsky

El Consorci Besòs Tordera ha acogido la presentación de las primeras conclusiones extraídas tras el inicio, en otoño de 2018, del "Proyecto de seguimiento de la nutria en las cuencas del Besòs y la Tordera".  Se trata de una investigación impulsada entre el Consorci, la Fundació Barcelona Zoo y el ICTA-UAB.

11/04/2019

La sede del Consorci Besòs Tordera ha acogido este miércoles la presentación de los primeros resultados y las primeras conclusiones extraídas tras el inicio, en otoño de 2018, los trabajos dentro del "Proyecto de seguimiento de la nutria en las cuencas del Besòs y la Tordera".  Se trata de una línea de investigación, impulsada conjuntamente entre el Consorci, la Fundació Barcelona Zoo y el Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB), a través de los observatorios del Besòs y la Tordera.

El acto ha contado con la presencia de Antoni Alarcon, director del Zoo de Barcelona; Martí Boada, doctor en Ciencias, geógrafo y naturalista del ICTA-UAB; y de Joan Vila, presidente del Consorci. Los tres han destacado positivamente esta suma de sinergias y este trabajo interdisciplinario. "Como Consorci nos complace ser un ente aglutinador para trabajar en equipo y sumar voluntades que hacen que los resultados de todo este trabajo sean mucho mejores", destacó Vila en su intervención de bienvenida.

Por su parte, Antoni Alarcon ha matizado que "a toda la tarea de recuperación de las aguas y los entornos que ha hecho el Consorci, ahora tenemos que ayudarle a recuperar la biodiversidad local, una línea capital también desde el Zoo de Barcelona , y entre todos tenemos que activar la educación ambiental para implicar a la ciudadanía".

El Dr. Martí Boada ha sido el encargado de cerrar el acto y ha querido destacar el "contexto de crisis planetaria que estamos vivimos" y ha añadido que "ahora nos toca actuar localmente". "El río es un indicador de salud y, si éste ha recuperado la nutria, quiere decir que está en buenas condiciones", ha matizado.

Primeros resultados

El objetivo de este proyecto es conocer en detalle la presencia de la nutria en ambas cuencas, tanto desde la perspectiva de distribución y uso del espacio, como desde la perspectiva de ecología de la especie, es decir, conocer su alimentación, los factores condicionantes, etc. Para ello, se han establecido 47 puntos estratégicos de muestreo (23 en la cuenca del Tordera y 24 a la del Besòs) que abarcan todos los cursos fluviales y la tipología de hábitats más representativos.

"Aunque el seguimiento se encuentra en una fase bastante inicial, los estudios llevados a cabo durante este pasado invierno, nos confirman que la nutria está ampliamente distribuida por ambas cuencas", explicó Arnau Tolrà, investigador encargado de llevar a cabo el proyecto. En el caso del Tordera, se ha detectado casi por toda la cuenca, y en el caso del Besòs, se ha detectado presencia del animal en todos sus ríos y especialmente a los cursos medios. "Su presencia viene muy determinada por los recursos que encuentra, donde hay más pescado y alimentos es donde más se detecta", explicó Tolrà.

Según estos primeros trabajos, la cifra estimada de ejemplares del animal en la cuenca del Besòs es de 5 (confirmados 4 mediante la medida de huellas), y en el caso de la Tordera, 10 ejemplares (confirmados 7 en base a la medida de huellas).

En los siguientes meses se procederá a hacer los muestreos de primavera y verano, con el análisis de muestras, y se llevarán a cabo censos visuales y trabajos de campos. En un estadio más avanzado, el proyecto también prevé el análisis de ADN para poder obtener más datos de cada uno de los ejemplares que viven en nuestras cuencas.

 

 

Noticias relacionadas

Todas las noticias