Identifican herramientas del Aziliense en la Cova Gran de Santa Linya

Cova de Santa Linya

Los trabajos arqueológicos realizados este año por el CEPARQ-UAB en la Cova Gran de Santa Linya han permitido identificar ocupaciones atribuidas al periodo cultural Aziliense (15.000 años), poco conocido en el Prepirineo Oriental catalán. Las herramientas y materiales hallados permiten expandir la secuencia cronocultural en el yacimiento leridano.

29/07/2019

Las excavaciones realizadas en la Cova Gran de Santa Linya (Les Avellanes i Santa Linya, La Noguera, Lleida) durante la campaña de este año se han centrado en dos áreas arqueológicas con ocupaciones muy diferenciadas. Por un lado, se han continuado excavando varias ocupaciones atribuidas al final del Paleolítico Medio -45.000-50.000 años aproximadamente- confirmando que el Homo neanderthalensis frecuentó intensamente este paraje. Por otro, adyacente a esta zona, se ha excavado un nuevo sector con varios niveles, con un registro material que identifica el periodo cultural llamado Aziliense, desconocido hasta ahora en la Cova Gran y que pone de manifiesto la presencia del Homo sapiens hace 15.000 años.

Los investigadores del Centro de Estudios del Patrimonio Arqueológico (CEPARQ-UAB) destacan el interés de esta nueva fase de trabajos que han iniciado. El Aziliense, a pesar de ser bastante desconocido dentro de la historia de la presencia humana del sur de los Pirineos, se corresponde con un periodo de mejora climática a escala global, la ocilación Bolling/Allerod, que pone fin a la Edad de Hielo. Este fenómeno, asociado con importantes mutaciones en los ecosistemas terrestres, afecta a la composición de plantas y de animales. “La recomposición ambiental supone también un reto para la forma de vida de los cazadores-recolectores que habitaron los valles exteriores, y también interiores, de la vertiente sur de los Pirineos. De hecho, en el yacimiento de Balma Guilanyà, en el Prepirineo de Solsona, recientemente hemos secuenciado el genoma de un individuo más reciente, pero en la misma línea cultural que los ocupantes de Cova Gran”, explican los investigadores.

El periodo cultural aziliense, definido a finales del siglo XIX en el importante yacimiento de Mas de Azil en la Ariège (Francia), se caracteriza por una serie de artefactos, como raspadores microlíticos y micropuntas, que configuran enseres compuestos. La característica esencial de los enseres azilienses es la reducción de la medida, haciéndolas más ligeras y facilitando su transporte en largas distancias para abatir animales, como ciervos y cabras de montaña.    

A pesar de ser un periodo cultural importante, al nordeste de la Península Ibérica no es muy común. “Su presencia en Cova Gran de Santa Linya permite analizar los posibles contactos a partir de similitudes entre artefactos o técnicas de trabajo, sin descartar la posible circulación de personas por el amplio paisaje cultural configurado por esta tradición cultural”, señala Rafael Mora, miembro del CEPARQ-UAB y profesor del Departamento de Prehistoria. “Las herramientas procedentes de este nuevo sector de Cova Gran permiten interrogarnos sobre posibles contactos entre los cazadores-recolectores que habitaron por el Cantábrico, la vertiente norte pirenaica, las cordilleras del Prepirineu de Huesca y el valle del Ebro y escasamente representados, hasta el momento, en los Prepirineos orientales”, concluye.

En el marco de prácticas académicas, en esta excavación han participado más de una treintena de estudiantes del grado de Arqueología de la UAB, así como del resto del Estado Español, Canadá y Estados Unidos.

 

Noticias relacionadas

Planta de demostració de la tecnologia UHPH del CERTA-UAB

El CERTA pone en marcha una innovadora planta de demostración para envasar alimentos líquidos

El Centro de Investigación en Tecnología de los Alimentos ha puesto en marcha la primera planta piloto y de demostración para envasar alimentos líquidos con el tratamiento de homogeneización por ultra alta presión (UHPH). Esta tecnología, fruto de la investigación de la Universidad, permite conservar zumos, lácteos, vinos o caldos en tetrabrik a temperatura ambiente y de manera estable sin añadir aditivos.

Todas las noticias