El futuro del Grado en Medicina UAB-UPF

Entrada del Campus Universitari Mar

Carta del profesorado de la Unidad Docente del Parc Salut Mar de la Facultad de Medicina de la Universitat Autònoma de Barcelona.

29/10/2020

La alianza entre la UAB y el Hospital del Mar primero, el IMAS después y más recientemente el PSMAR, es una historia de unos 40 años y 40 promociones de licenciados/graduados. En este periodo, se ha producido una fertilización recíproca, un crecimiento al conjunto académico y sanitario, y una cultura conjunta de excelencia en la asistencia médica, la docencia, la investigación y el servicio en Barcelona y en el resto de Cataluña, siempre con visión internacional. En todas las épocas, incluyendo varias crisis económicas muy graves, los profesionales hemos alcanzado estas metas a la vez que cumplíamos rigurosamente con los presupuestos asignados, a menudo muy limitados; es decir, con una enorme capacidad de trabajo, austeridad y eficiencia. Hace veinte años, el excelente nivel alcanzado por el hospital y la UAB facilitó la incorporación de una universidad como la UPF, sin recorrido sanitario y biomédico pero con el empuje de los períodos de creación iniciales. Las aportaciones de la UPF han sido fundamentales. No se entiende que se desprecie el valor que estas trayectorias han aportado al hospital y al grado conjunto UAB-UPF, ni se entiende que se desprecie lo que representan para el futuro inmediato ya medio plazo con la creación un grado de medicina exclusivo UPF/PSMAR.

En este sentido, afirmamos que la planificación, organización y realización conjunta por parte de la UAB y la UPF del Grado en Medicina en lo que llamamos Área PSMAR-PRBB-Ciutadella ha demostrado ser una buena opción académica, científica, económica, biomédica, sanitaria y ciudadana por Cataluña, por Barcelona y por el conjunto de hospitales del PSMAR y de su centro de investigación (IMIM), conjunto que trata de tener una papel estratégico en el sistema nacional de salud. Apuntaremos una serie de razones a favor del mantenimiento de este grado compartido y rebatir algunos de los argumentos utilizados por los impulsores de la opción reduccionista.

1. El Grado conjunto en Medicina UAB-UPF ha sido y es un éxito. No vemos explicaciones razonables de por qué se menoscaba o niega esta realidad. Y no nos parece aceptable que no se explique con detalle con qué medios y resultados se espera superar esta realidad. Los ciudadanos y los universitarios no aceptamos discursos rellenos de promesas y vaguedades en la planificación de los estudios de Medicina. Seguramente, en la medida que lo es toda actividad humana, siempre imperfecta, este grado conjunto es susceptible de mejora y es necesario que los profesionales implicados trabajen de manera inmediata para renovar en todo lo que sea necesario el Grado en Medicina UAB-UPF.

2. La organización conjunta por parte de la UAB y la UPF del Grado en Medicina es la mejor opción para el Hospital del Mar si nos atenemos a los hechos, el análisis empírico de los resultados. De forma especialmente relevante, si cuantificamos las inversiones realizadas en los últimos diez años en bienes materiales para las dos universidades (y la UAB, durante muchos más años).

3. La organización y el hecho de impartir la docencia de forma conjunta entre la UAB y la UPF del Grado en Medicina es de largo la mejor opción para los estudiantes. Ellos así lo han manifestado formalmente por iniciativa propia, incluso ante el consejo rector de la UAB.

4. La UAB ha hecho propuestas concretas y positivas para el futuro de los estudios de la salud y la vida en PSMAR: propuestas sobre el propio Grado en Medicina y sobre los estudios de enfermería, fisioterapia, formación profesional de técnicos necesarios para el funcionamiento de los centros de salud. Son propuestas concretas, factibles, realistas, documentadas, económicamente fundamentadas y claramente beneficiosas para la sociedad catalana, para los enfermos, para los estudiantes y para cumplir los compromisos sociales que todos tenemos.

5. Las condiciones jurídicas y los medios económicos con que contaría el hipotético proyecto de grado en solitario deben explicar con todo rigor y transparencia la hipotética "salida" de la UAB del PSMAR tendría unos enormes costes económicos directos. Estos costes, parcialmente expuestos por la UAB, parecen inalcanzables para la UPF, para PSMAR o para los departamentos de Universidades y de Salud. No nos consta que estas instituciones hayan explicado quién aportaría los recursos o de qué otra rama universitaria se detrae. Estas carencias son impropias de una sociedad bien gobernada.

6. El proceso de elaboración de la documentación sobre un futuro grado en solitario por parte de la UPF ha sido muy deficiente por debajo del nivel que merecen los profesionales después de años de responsabilidades médicas y académicas. Nunca la UPF había permitido un proceso académicamente tan deficiente. Y con un resultado académico tan dudoso. Hace meses que padecemos una dinámica falta de rigor, de espíritu colegial, de lealtad e incluso de la mínima cortesía hacia los compañeros. Esta realidad está teniendo efectos negativos sobre nuestro trabajo y nuestra consideración profesional. Debemos revertir esta situación y entrar con celeridad en un proceso constructivo y riguroso. No sólo por nosotros, también para la sociedad a la que debemos servir.

7. Es incomprensible que no haya ninguna documentación técnica o económica, sobre un hipotético grado impartido en solitario por la UPF. El único documento es un convenio firmado el día 23 de septiembre entre la Consejería de Salud, el Consorcio Mar Parque de Salud y la Universitat Pompeu Fabra donde se hace una declaración de intenciones sin ningún detalle. Estamos hablando de un proyecto de dimensiones extraordinarias que debe posicionar Cataluña y eso no se puede hacer con afirmaciones cínicas, vacías y con proyectos reduccionistas. Por otra parte, este documento tiene una redacción muy desafortunada, en particular en su punto tercero, al que tiene se desprecia el programa docente vigente del grado compartido que, por una parte, ha demostrado su éxito y, por otra, no ha sido posible discutir y actualizar durante este años (cosa que sí ha hecho la UAB), aunque las reiteradas peticiones de profesores de la UAB.

8. A veces sentimos referencias a la proximidad geográfica de la UPF en la zona de la Ciutadella como un argumento a favor de que esta universidad imparta en solitario el Grado en Medicina. Hoy este argumento es absurdo y caduco. Como tantas universidades del mundo, las universidades de Cataluña trabajan en redes y en este sentido es irrelevante la distancia física, la posición geográfica, que algunas de ellas la sociedad les ha dado espacios físicos esparcidos por el territorio y no por ello permitirme que queden descabalgada del avance científico.

9. Otro argumento esgrimido es que en el hospital le iría mejor si fuera el hospital de una sola universidad (en este caso, la UPF). Como si ser el hijo único de una sola familia tuviera que renunciar al éxito que ha supuesto el grado compartido que ha sido ejemplo de cooperaciones futuras.

10. Dentro de los argumentos espurios -nunca documentados- que se encuentran por promover el grado en solitario de la UPF han sido las supuestas "facilidades" que el hospital recibiría para terminar las obras de las fases II y III, tan necesarias, o para obtener una categoría hospitalaria superior. Estas decisiones dependen en ambos casos, fundamentalmente, del Departamento de Salud. Es obvio que el departamento podría haber explicado, si existen, las razones para vincular aquellas decisiones con un grado exclusivo para la UPF.

11. La utilización de elementos de gestión administrativa es tan pequeña que no creemos que haya que darle importancia, pues lo que hay es un concepto dinámico y eficiente, lejos de la anécdota y el fatalismo. No aceptamos que se pretenda "dar por perdido" un tema tan importante con argumentos tan pobres.

12. En nuestra opinión, la UAB no puede abandonar -y menos como resultado de un proceso institucional, democrática y técnicamente tan deficiente como el que estamos viviendo- una institución sanitaria, académica y científica tan importante para Cataluña y Barcelona como el PSMAR con una propuesta tan volátil.

13. Por otra parte, la obligación de instituciones como las universidades es la de superar y aprender a sacar provecho de los escasos recursos, saber financiar proyectos conjuntos sin duplicidades. El resultado debe ser mejor que la suma simple, debe multiplicar posibilidades, si al frente está la capacidad que nos pide los tiempos que vendrán.

14. Finalmente, los gobiernos del PSMAR, de las universidades, de Barcelona y de Cataluña tienen la obligación moral, legal y política de aplicar normas de buen gobierno. De forma especialmente relevante en el caso del futuro del grado que comentamos y rechazamos; al contrario, deben promover con más convicción y eficacia un proceso de análisis y deliberación con mejor nivel humano, democrático, académico y económico. Y con resultados y productos igualmente positivos. Si así lo hacen, el grado compartido será la mejor posibilidad.

Por todas estas razones, los profesores de medicina y otras ciencias de la salud, la vida y la sociedad damos o apoyaríamos un posible "Campus Ciutadella" pluriuniversitario. Porque es el futuro y no tenemos miedo de arriesgarnos a nuevas formas de sinergia entre instituciones científicas que pertenecen a la Universitat de Barcelona y a la propia UAB. ¿Qué sentido tiene pretender una exclusividad de la UPF? Ninguna.


Facultad de Medicina
Universitat Autònoma de Barcelona (UAB)
Unidad Docente del Parc Salut Mar de la UAB

Más información: Facultad de Medicina

 

Noticias relacionadas

Logotip de la Universitat Autònoma de Barcelona

Comunicado de la UAB

Comunicado en relación al ataque a la oficina de Banco Santander situada en la plaza Cívica del campus de Bellaterra.

Todas las noticias