Determinan quién pintó arte rupestre a partir del estudio de huellas dactilares

Estudi de les empremtes dactilars en art rupestre

Un equipo de investigación liderado por la UAB ha aplicado por primera vez el estudio de paleodermatoglifos al arte rupestre. Lo ha hecho en el abrigo de Los Machos (Granada), donde han identificado dos huellas dactilares pertenecientes a sendos individuos de diferente edad y posiblemente sexo. El estudio demuestra el potencial de esta técnica para profundizar en el contexto socio-cultural del arte prehistórico en los yacimientos de todo el mundo. 

14/09/2020

Las pinturas rupestres quizás sean una de las manifestaciones simbólicas humanas con más amplia difusión en el mundo. Las investigaciones en este ámbito se han centrado en el estudio de los motivos representados, su significado, su distribución geográfica y su cronología. Pero quien pintó o grabó las grafías es una de las cuestiones que más interés suscita en los investigadores: conocer el sexo y edad de los autores de los paneles pictóricos permitiría definir en qué contexto social se realizaron, si fueron actos individuales o por parte de varios miembros de la comunidad.

Un estudio publicado en la revista Antiquity ha aplicado por primera vez el estudio de los paleodermatoglifos o huellas dactilares antiguas al arte rupestre y demostrado el potencial de esta técnica para los estudios de arte prehistórico. Los análisis han sido llevados a cabo por el grupo de investigación GROB - Grup de Recerca en Osteobiografia de la UAB -con la profesora Assumpció Malgosa como coordinadora-, y han permitido discernir el perfil biológico de los autores del panel de arte esquemático del abrigo de Los Machos, situado en la vertiente este del Cerro de Jabalcón en Zújar, Granada, de entre 7.000 y 5.000 años de antigüedad.

Los investigadores han identificado 32 motivos pintados, sobre los que han determinado las huellas dactilares de dos individuos diferentes: un hombre adulto, mayor de 36 años, y posiblemente una mujer joven o, más probablemente, un individuo juvenil, que podría ser femenino o masculino.

"La identificación de dos individuos de diferente edad o sexo abre nuevas perspectivas en la interpretación del arte rupestre en lo que se refiere al contexto social en el que se produjo, en el que destaca la participación de diferentes miembros de la comunidad.  Demuestra que la representación no estaba limitada a un conjunto concreto de edad o sexo”, señala Assumpció Malgosa.

Las pinturas identificadas, principalmente antropomórficas, probablemente se hayan conservado al completo, según el estudio, que ha determinado también, por la superposición de las figuras y los diferentes colores de los pigmentos, que se realizaron en dos fases, lo que representaría dos episodios cronológicos distintos. El análisis del ancho de los trazos ha permitido confirmar que el pigmento se aplicó con los dedos. Las huellas dactilares documentadas pertenecen a la fase 2, la más reciente, de un pigmento ocre oscuro.

En la investigación se ha realizado un análisis del abrigo y del panel pictórico, que ha comprendido su morfología geológica (causante de la conservación y durabilidad de las pinturas a lo largo del tiempo), las técnicas utilizadas, el contexto arqueológico regional, la atribución cronológica y la identificación del perfil biológico de los autores de las pinturas a través del análisis de paleodermatoglifos.

En el estudio han participado: Francisco Martínez Sevilla (Universidad de Alcalá), Meritxell Arqués, Xavier Jordana y Assumpció Malgosa (Universidad Autónoma de Barcelona), José Antonio Lozano Rodríguez, Margarita Sánchez Romero y Javier Carrasco Rus (Universidad de Granada) y Kate Sharpe (Universidad de Durham en el Reino Unido). 

Lo que nos cuentan los paleodermatoglifos

Los paleodermatoglifos son huellas dactilares que se encuentran en contextos arqueológicos. Impresiones de piel antiguas hechas accidentalmente o incluso voluntariamente que se pueden encontrar en diferentes materiales, como en las paredes de cuevas como el abrigo de Los Machos o en superficies cerámicas.

En los casos en los que se conservan bien, su estudio permite identificar el sexo y la edad de sus autores a través del análisis de las crestas en las huellas: existen diferencias entre sexos en el número de crestas y en la anchura  (los hombres tienen crestas mayores que las mujeres). De la misma forma, hay particularidades por la edad: a pesar de que el patrón de huellas dactilares no cambia durante la vida, la distancia entre las crestas aumenta durante el crecimiento y se estabiliza en la edad adulta. El estudio de las huellas dactilares arqueológicas y la comparación con huellas actuales permite definir el sexo y la edad con rangos de probabilidad.

Referencia: Martínez-Sevilla, F., Arqués, M., Jordana, X., Malgosa, A., Lozano Rodríguez, J.A., Sánchez Romero, M., Sharpe, K. y Carrasco Rus, J. (2020). Who painted that? The authorship of Schematic rock art at the Los Machos rockshelter in southern Iberia. Antiquity, 1-19. DOI: https://doi.org/10.15184/aqy.2020.140

 

Noticias relacionadas

Todas las noticias