Accede al contenido principal

Descubren cómo el cerebelo modula nuestra capacidad para sociabilizar

16 jun 2022
Compartir por WhatsApp Compartir por e-mail

El cerebelo no sólo se encarga de funciones motoras y sensoriales: recientemente, se ha visto que también está implicado en nuestro comportamiento social. En un estudio publicado en la revista Nature Neuroscience, un grupo de investigación internacional, con participación del Institut de Neurociències de la UAB (INc-UAB) ha analizado cómo se produce este efecto en ratones y ha demostrado que el neurotransmisor que lo regula es la dopamina. Este descubrimiento es de vital importancia de cara a entender qué ocurre en el cerebro de personas con trastornos como el autismo, depresión o esquizofrenia, entre otros.

Cerebel

Hasta hace poco se pensaba que las emociones y nuestro comportamiento social se regulaban principalmente en un conjunto de áreas cerebrales llamado sistema límbico, a través de un neurotransmisor llamado dopamina. En esta región es donde se realiza el control de procesos relacionados con la motivación, la recompensa y la satisfacción. Sin embargo, en los últimos años varios estudios han apuntado que el cerebelo, una región implicada esencialmente en el control motor, también juega un papel importante en estos procesos, aunque hasta el momento, no se había descrito exactamente cómo se producía este efecto. Ahora, un grupo de investigación donde ha participado el INc-UAB ha demostrado en ratones que, al contrario de lo que se pensaba, en el cerebelo hay receptores de dopamina de tipo 2 (también llamados D2), y que son precisamente estos receptores los que modulan, en esa zona del cerebro, aspectos sociales del comportamiento.

Mediante diversas técnicas, como el análisis histológico, el estudio del ARN celular o la observación de imágenes 3D, los investigadores han observado que un grupo de células del cerebelo, llamadas células de Purkinje, presentan receptores D2. "Este es un descubrimiento clave, porque hasta ahora se pensaba que la existencia de receptores de este tipo en esta área era casi nula", explica el Dr. Emmanuel Valjent, investigador en el INSERM (Francia) y coordinador del artículo.

Para estudiar su función, se han utilizado técnicas de edición genética para sobreexpresar o eliminar los receptores D2 en las células de Purkinje del cerebelo de ratones adultos, y se ha analizado cómo estos animales interaccionan con ratones desconocidos. “Con los test de comportamiento hemos visto que, efectivamente, D2 modula la interacción social. En cambio, no hemos observado diferencias en la capacidad de los animales para ejecutar tareas motoras o coordinar movimientos, por lo que pensamos que estas funciones estarían controladas por otros receptores”, explica la Dra. Laura Cutando, investigadora Marie-Curie del laboratorio de Neuropatología mitocondrial del INc-UAB y primera autora del artículo.

Este estudio, que se ha podido llevar a cabo gracias a la colaboración multidisciplinar del INSERM (Francia), la Universidad de Lausane (Suiza) y el INc-UAB (Cataluña), es muy importante de cara a comprender trastornos mentales en los que el comportamiento social está alterado; enfermedades por las que muchas veces cuesta encontrar tratamientos que puedan mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familiares.

Artículo de referencia:
Cutando, L., Puighermanal, E., Castell, L. et al. Cerebellar dopamine D2 receptors regulate social behaviors. Nat Neurosci (2022). https://doi.org/10.1038/s41593-022-01092-8

La UAB, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

  • Salud y bienestar

Dentro de