La huella de carbono de la UAB

Las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al funcionamiento de la Universidad

Imatge tones i gràfic de les emissions de l'any anterior

 

Sabías que el transporte de acceso al campus es el principal responsable de las emisiones de GEI asociadas al funcionamiento de la universidad?

La huella de carbono de la UAB es el indicador de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) * asociadas al funcionamiento de la universidad.

Durante el año 2019, el 72,8% de las emisiones de GEI en la UAB provienen de la movilidad de acceso al campus (42% asociadas al transporte privado y 30% al transporte público). El 27,8% de las emisiones restantes se divide en un 16% asociado a la calefacción de los edificios, un 7,6% los viajes de trabajo, un 3,2% en la generación de residuos y un 0,4% al consumo de agua.

Conviene añadir que desde enero de 2018 la UAB compra energía eléctrica proveniente de fuentes de energía renovable certificada con garantía de origen (GdO) y por tanto el factor de emisión es de 0 g CO2 / KWh.

Las emisiones de GEI de la UAB disminuyeron en 2019 un 16% respecto al año anterior.

 

* Cuando se habla de gases de efecto invernadero (GEI) nos referimos a CO2 equivalente (CO2 eq), que incluye los seis gases de efecto invernadero que recoge el Protocolo de Kyoto: dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido de nitrógeno (N2O), hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarburos (PFC), y hexafluoruro de azufre (SF6).

Gràfic d'evolució de les emissions de CO2 de la UAB

 

Hasta 2018, las principales emisiones de GEI en la UAB provenían de la movilidad (de acceso al campus y viajes de trabajo) y del consumo energético (gas natural y electricidad). Desde 2018, el transporte para acceder al campus se ha convertido en el principal responsable de emisiones de GEI.

En los últimos dos años, las emisiones de GEI de la UAB han bajado respecto al año anterior: en el año 2019 ha disminuido un 16% respecto al año 2018 mientras en 2018 la disminución fue de un 56% respecto el año 2017. el motivo de esta gran disminución es que desde enero de 2018 la UAB compra energía eléctrica proveniente de fuentes de energía renovable certificada con garantía de origen (GdO) y por tanto el factor de emisión es de 0 g CO2 / kWh.