Un estudio analiza el uso de las tecnologías digitales en menores de 8 años

Educacio Tablets imatge
istockphoto ©dolgachov

Investigadores de la UAB y la UAM han coordinado, a nivel estatal, el proyecto "Niños (0-8) y tecnología digital", un estudio comparativo a nivel europeo que analiza cómo los menores, principalmente de entre 6 y 7 años, utilizan internet y los nuevos dispositivos digitales en el ámbito familiar.

17/02/2016

Según el estudio, la tableta digital y la televisión son dos dispositivos favoritos de los niños a esta edad. Los utilizan principalmente para entretenimiento: jugar, ver vídeos y dibujos animados y, con menor frecuencia, leer libros digitales. Aunque algunas escuelas ya utilizan dispositivos digitales, no se requiere que los niños los usen en casa para tareas escolares y, en cualquier caso, su uso en el hogar no se vincula con tareas educativas.

El estudio muestra que los niños usan las tabletas y la televisión de manera autónoma, bajo reglas establecidas por los adultos, mientras que los ordenadores o los teléfonos móviles se utilizan de manera mucho más limitada y bajo supervisión. Muy pocos niños tienen móvil operativo a estas edades, aunque se les deja utilizar móviles en desuso sin tarjeta SIM ni Wifi, y tampoco hacen uso de redes sociales.
Según los investigadores, a los adultos les parece que los niños aprenden por su cuenta a utilizar los medios digitales, observando a los padres y a otros familiares (especialmente a los primos). Aun así, necesitan ayuda para instalar y configurar los dispositivos, y los padres controlan qué se instala en los dispositivos. Los investigadores consideran importante estudiar más a fondo cómo los niños aprenden a usar los dispositivos y qué rol tiene la observación de los otros por parte de los niños, el juego con los otros o la mediación ejercida por parte de otros.

Entre los beneficios que señala el informe está el que los padres perciben el acceso temprano a la tecnología como un proceso de familiarización y de preparación de cara al futuro, pues estos dispositivos necesariamente van a formar parte de las vidas (escolares, sociales y laborales) de sus hijos. En cuanto a los riesgos, se menciona que los menores pueden estar expuestos a contenidos inapropiados (como sexo, violencia o lenguaje explícito) en el transcurso de sus actividades online, aunque se especifica que ninguna familia ha sufrido experiencias especialmente negativas por parte de alguno de sus miembros, y algunas familias no ven efectivo el uso de filtros de control parental.

Los investigadores recomiendan fomentar la autoregulación del niño en el uso de las tecnologías. Sin embargo, argumentan que se necesita más investigación sobre este aspecto puesto que, dado que el uso que el niño hace de la tecnología es principalmente lúdico, supervisar y regularlo por parte de los padres supone regular el juego infantil, algo que tradicionalmente ha sido un dominio autónomo en la infancia, donde la intervención de los adultos se ve a menudo como una interferencia. También recomiendan buscar estrategias alternativas a limitar la conectividad online para el control del uso de los dispositivos digitales, ya que con ello se limita la quintaesencia de estos dispositivos y se retrasan las experiencias online de los niños. Una tercera recomendación de los investigadores radica en fomentar experiencias digitales donde participe toda la familia, con el fin de limitar (aunque no excluir) el uso individual.

La investigación se ha basado en un estudio piloto cualitativo previo que implicó a setenta familias de seis países europeos y estableció una metodología de investigación basada en entrevistas a niños y a padres de familia.

El proyecto "Niños (0-8) y tecnología digital", está coordinado por Cristina Aliagas (Universidad Autónoma de Barcelona) y David Poveda (Universidad Autónoma de Madrid) a nivel estatal, y por Stephane Chaudron a nivel europeo. El proyecto europeo, coordinado por la Comisión Europea, el Joint Research Center, y el Instituto de Protección y Seguridad de los Ciudadanos en el marco del proyecto institucional ECIT (Empowering Citizen 's rights in Emerging ICT), se ha llevado a cabo simultáneamente en 19 países (Alemania, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovenia, España, Finlandia, Italia, Letonia, Malta, Noruega, Países Bajos, Portugal, República Checa, Rumanía, Rusia y Reino Unido) a través de 37 instituciones participantes desde el año 2014.

Documento completo del informe nacional:
https://ddd.uab.cat/record/145656

 

Noticias relacionadas

Todas las noticias