Encuentran altas concentraciones de plomo en la fauna silvestre de la Amazonia

Amazonas
Eliseo Hualinga, monitor ambiental de FECONACOR

Investigadores de la UAB y de la UVic-UCC han detectado concentraciones de plomo elevadas en muestras de fauna salvaje de la Amazonia peruana, cuyo origen es la munición de plomo y la contaminación relacionada con la extracción petrolera.

01/08/2019

En los países y regiones industrializados del mundo se encuentran las concentraciones más elevadas de plomo, el metal neurotóxico acumulativo más extendido del mundo. De esta forma, se presuponía que, en la Amazonía, el bosque húmedo tropical más extenso y con mayor diversidad biológica y cultural del mundo, existía una baja presencia de contaminantes urbanos o industriales debido a su aislamiento y bajo impacto humano.

Un equipo de investigadores del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals y del Departament de Sanitat i Anatomia Animals de la Universitat Autònoma de Barcelona  y de la Universitat de Vic - Universitat Central de Catalunya ha evaluado por primera vez las concentraciones de plomo y su firma isotópica en fauna silvestre en áreas remotas de la Amazonia peruana. Para ello, se colectaron muestras de hígado de 315 animales silvestres de 18 especies diferentes, cazada para el autoconsumo de los pueblos indígenas locales (Quechua, Achuar y Yagua).

Las áreas de estudio se encuentran muy aisladas y su accesibilidad requiere una expedición en barco de 4-5 días a lo largo de los ríos locales. Algunas de estas áreas se encuentran en la segunda concesión petrolera más productiva del país, operada desde los 1970s.

Se han encontrado elevadas concentraciones de plomo en los hígados de mamíferos y aves amazónicos, animales que son diariamente consumidos por la población indígena local. Los niveles de plomo observados son mayores a los de animales salvajes en países industrializados. La presencia de concentraciones inesperadamente elevadas de plomo en la fauna silvestre amazónica supone un riesgo para la salud de la población indígena local, la cual depende de la caza para su subsistencia.

La mitad de las muestras analizadas se encontraba por encima de los 0.5 miligramos por kilo que la regulación europea considera como límite para el consumo humano de vísceras animales, y un 91% por encima de los 0.1 miligramos por kilo que se consideran aptos para el consumo de carne en general. Un riesgo muy elevado para la población, teniendo en cuenta que casi una treintena de las muestras analizadas contenía concentraciones de plomo mucho más altas.

Los investigadores también han demostrado que las principales fuentes de plomo son el uso extendido de la munición de plomo, así como la contaminación relacionada con la extracción de petróleo. De hecho, la contaminación por munición de plomo puede ser un problema subestimado a escala continental en América del Sur. Estos resultados sugieren que el plomo ha entrado en la cadena trófica en áreas de la Amazonia donde la población humana depende de la caza de subsistencia, y es probable que éste no sea un problema circunscrito al área de estudio, sino generalizable para las poblaciones indígenas mundiales que utilizan munición de plomo.

Además, el hecho de haber encontrado plomo relacionado con la actividad hidrocarburífera en la fauna silvestre sugiere que otros componentes petrogénicos tóxicos pueden haber entrado también en la cadena trófica. De hecho, en el norte de la Amazonia peruana, la extracción petrolera ha generado un importante impacto ambiental debido a los vertidos operacionales de residuos ricos en plomo en el ambiente.

Debido a la dependencia de la caza de subsistencia de los pueblos indígenas del planeta, al uso extendido de la munición de plomo, así como al avance de las actividades de extracción petrolera en los bosques húmedos tropicales (el 30% de los bosques tropicales se superpone a reservas de petróleo y gas), estos resultados ponen al descubierto un importante riesgo para la conservación de la fauna silvestre, así como para la salud de las comunidades locales que dependen de ella como fuente de proteína.

Finalmente, el estudio muestra también cómo el impacto humano es palpable en áreas naturales remotas del planeta. Los hallazgos observados en este estudio podrían extenderse al resto de la Amazonia y de los bosques tropicales, ilustrando un impacto humano más allá de lo previsto inicialmente, con la expansión de la contaminación antropogénica desde los centros industrializados hasta las áreas más remotas del planeta.

En el estudio, publicado esta semana en la revista Nature Sustainabiliy, han participado Mar Cartró Sabaté, investigadora del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB); Pedro Mayor, del Departamento de Sanidad y Anatomía Animal de la UAB; Martí Orta, de la UVic-UCC y del ICTA-UAB; y Antoni Rosell, investigador ICREA del ICTA-UAB.

Artículo de referencia:
Cartró-Sabaté, M., Mayor, P., Orta-Martínez, M., Rosell-Melé, A. Anthropogenic lead in Amazonian wildlife. Nature Sustainability. 2019. doi.org/10.1038/s41893-019-0338-7

 

Noticias relacionadas

Premi a un projecte del LiPA-UAB

Premio para un proyecto del LIPA-UAB

El proyecto europeo EBE-EUSMOSI, que favorece la inclusión social en la escuela, coliderado por el Laboratorio de Investigación Prosocial Aplicada (LIPA UAB), ha sido reconocido por la Agencia Italiana Indire-Erasmus como un ejemplo de buenas prácticas por los resultados obtenidos y la calidad de su implementación. 

Todas las noticias