Accede al contenido principal

Victoria Reyes García del ICTA-UAB, elegida miembro de la prestigiosa National Academy of Sciences

27 abr 2021
Compartir por WhatsApp Compartir por e-mail

La investigadora ICREA en el ICTA-UAB Victoria Reyes-García ha sido elegida miembro de la National Academy of Sciences de los Estados Unidos en reconocimiento a sus distinguidos y continuos logros en la investigación original.

Victoria Reyes-García ICTA-UAB

Victoria Reyes-García es uno de los 30 miembros internacionales seleccionados recientemente por la academia, que también designó a 120 miembros estadounidenses, 59 de los cuales son mujeres, hasta ahora la mayor cifra en un único año.

La NAS también ha elegido a otro investigador español, el catedrático de Investigación del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) de Madrid, Luis Enjuanes. Hasta el momento, sólo siete investigadores españoles más han sido escogidos para formar parte de la institución.

Victoria Reyes-García (Ph.D en Antropología, 2001, University of Florida) es Profesora de Investigación ICREA en el Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB). Su investigación se centra en los sistemas de conocimiento ecológico local, incluidos sus beneficios, impulsores del cambio y posibles contribuciones a la conservación y el desarrollo. De 1999 a 2004 vivió entre los cazadores-recolectores de Tsimane en el Amazonas, donde tiene una investigación a largo plazo. Desde 2006 coordina el Laboratorio de Análisis de Sistemas Socioecológicos en el Mundo Global (LASEG), que cataliza la investigación sobre las relaciones dinámicas personas-entornos. Tiene alrededor de 200 artículos revisados ​​por pares y tres libros editados. Su investigación para estudiar el conocimiento indígena y local está financiada por el Consejo Europeo de Investigación (ERC en inglés).

Su investigación abarca el estudio interdisciplinario de las relaciones dinámicas entre los pueblos, la biota y el medio ambiente. Utiliza una perspectiva multidisciplinaria (trabajando con ecólogos, economistas, psicólogos, agrónomos, arqueólogos e informáticos) y datos empíricos para analizar los efectos del cambio global en las sociedades rurales y las respuestas sociales a los problemas ambientales. Su investigación se basa en los conocimientos de las ciencias naturales y del comportamiento en múltiples niveles, desde los puntos de vista de los aldeanos de las naciones en desarrollo hasta los de los encargados de formular políticas en las naciones industrializadas. Sus áreas de investigación actuales incluyen indicadores locales de cambio climático, participación pública en la documentación del conocimiento local, la naturaleza adaptativa del conocimiento ambiental local, los pueblos indígenas y el cambio cultural, y la participación local en la conservación de la biodiversidad.

Con los elegidos este año, el número total de miembros activos de la NAS se eleva 2.461 y el número total de miembros internacionales a 511. Los miembros internacionales son miembros de la Academia sin derecho a voto, con ciudadanía fuera de los Estados Unidos. La cohorte de miembros de NAS de este año incluye 59 mujeres, el mayor número en un mismo año. "El número histórico de mujeres elegidas este año refleja las contribuciones críticas que están haciendo en muchos campos de la ciencia, así como un esfuerzo concertado de nuestra Academia para reconocer esas contribuciones y el valor esencial de aumentar la diversidad en nuestras filas", dijo la presidenta de National Academy of Sciences, Marcia McNutt.

La National Academy of Sciences es una institución privada sin fines de lucro que se estableció en virtud de una carta del Congreso firmada por el presidente Abraham Lincoln en 1863. Reconoce los logros en ciencias mediante la elección de miembros y, junto con la Academia Nacional de Ingeniería y la Academia Nacional de Medicina, proporciona asesoramiento sobre ciencia, ingeniería y políticas de salud al gobierno federal y otras organizaciones.

Dentro de