Definir objetivos y destinatarios

Lo primero es decidir qué materia impartiremos. Puede tener relación con una asignatura que ya damos en formato presencial o a través del campus virtual y convertirla en un curso MOOC o bien comenzar una nueva materia. 

En ambos casos, y teniendo en cuenta el carácter abierto de los MOOS, tenemos que considerar que somos expertos en esta materia y que la materia tiene que generar interés, no solo a la propia UAB, sino también al público en general.
 
Los objetivos tienen que responder a las siguientes preguntas:
  • ¿Qué se quiere conseguir?
  • ¿Hasta dónde queremos llegar?
Robert Frank Mager, en su libro Preparing Instructional Objectives, propone que para establecer objetivos de aprendizaje realmente útiles hay que tener en cuenta cuatro factores:
  • ¿Quién?: definir el destinatario.
  • ¿Qué?: un comportamiento o conducta, que describe aquello que se espera que el destinatario pueda hacer.
  • ¿Cómo?: unes condiciones o exigencias, que tienen que estar presentes en el comportamiento.
  • ¿Cuánto?: un grado, que determina el criterio de desarrollo aceptable y permite evaluarlo.
Unos buenos objetivos nos permitirán:
  • Saber dónde se quiere llegar con la formación.
  • Facilitar la evaluación de la formación.
  • Facilitar la motivación del grupo.
  • Reorientar el curso.
  • Elegir los métodos adecuados.
Destinatarios: en los cursos MOOC la definición de destinatarios es muy abierta por su propia naturaleza, pero sí habrá que definir los requisitos básicos para acceder al curso. 


Consideraciones previas
En los cursos MOOC habrá que considerar a priori los siguientes puntos que nos ayudarán a planificar nuestro curso:
 
  • El tiempo de duración del curso.
  • La periodicidad con que se ofrecerán sesiones del curso.
  • El ritmo de trabajo de los estudiantes: número de horas semanales estimadas.
  • La estructura de los contenidos.
  • Las actividades de aprendizaje.
  • El seguimiento y la evalucación.
  • Decidir las herramientas de comunicación con los estudiantes.
  • Tener en cuenta la globalidad de los estudiantes.
  • Tener en cuenta las zonas horarias.
  • Antes de la primera sesión del curso todos los materiales tienen que estar alojados en la plataforma de aprendizaje.