Telecomunicaciones, Electrónica e Informática

10/2014 -

Las máquinas del futuro pensarán y sentirán

Este año, la revista International Journal of Synthetic Emotions, líder internacional en el estudio de las emociones artificiales, ha editado dos números especiales dedicados a la reflexión sobre emociones, cognición y computación, en honor a Alan Turing, el creador de la inteligencia artificial y de las computadoras y el experto que hizo posible descifrar los códigos de la máquina Enigma. Han contribuido teóricos de la computación, programadores de conversadores artificiales e ingenieros que trabajan para diseñar máquinas más eficientes que siguen estructuras cognitivas bioinspiradas.

Alan Turing fue el creador de la inteligencia artificial y de las computadoras y el experto que hizo posible descifrar los códigos de la máquina Enigma. Es decir, contribuyó a la caída del régimen nazi, permitió diseñar las primeras máquinas de computación programables y dio paso a una nueva y revolucionaria disciplina. Brillante matemático, sufrió el secretismo que rodeó la investigación militar de la Segunda Guerra Mundial (hecho que no permitió publicar o compartir sus importantes contribuciones a la computación) al mismo tiempo que fue represaliado en vida por su homosexualidad, lo que le empujó al suicidio. También propuso un método para discernir si una máquina era o no inteligente, el llamado Test de Turing. Este test fue superado hace pocos meses, y no sin polémica, por un conversador artificial, Eugene Goostman, diseñado por V. Veselov.

Por todos estos motivos acaba de estrenarse la película The Imitation Game, sobre la vida de Turing, y protagonizada por el famoso Benedict Cumberbatch. Como organizador del test de Turing celebrado en la Royal Society de Londres, Kevin Warwick es una referencia sobre la obra y el pensamiento de Turing, al tiempo que ha revolucionado la sociedad contemporánea siendo el primer humano en implantarse un chip y sensores para controlar un brazo externo artificial.
 
Para honrar la figura de Turing, el profesor Jordi Vallverdú, Editor-in-chief de la revista International Journal of Synthetic Emotions invitó al Prof. Warwick y a la investigadora Huma Shah a ser editores invitados de dos números especiales dedicados a la reflexión sobre emociones, cognición y computación. En estos dos números se encuentran contribuciones de teóricos de la computación, de programadores de conversadores artificiales o de ingenieros que trabajan para diseñar máquinas más eficientes que siguen estructuras cognitivas bioinspiradas. Este trabajo conjunto ha permitido posteriormente al propio Prof. Vallverdú ser Profesor Visitante de la University of Reading con el Prof. Warwick, e iniciar una investigación conjunta sobre cognición artificial y neuromodulación con investigadores de las universidades de Kazán y Innopolis (Rusia).

Recomendamos encarecidamente a cualquier investigador o estudiante interesante en las máquinas y el pensamiento que consulte los números 5(1) y 5(2) aparecidos este año 2014. Esta revista, líder internacional en el estudio de las emociones artificiales, no sólo mira al presente sino también el futuro de las máquinas, las cuales no sólo pensarán sino también sentirán.

Imagen superior izquierda: El profesor Kevin Warwick con el brazo externo artificial.

Jordi Vallverdú

Departamento de Filosofía

Jordi.Vallverdu@uab.cat

2019 Universitat Autònoma de Barcelona

B.11870-2012 ISSN: 2014-6388