La gestión del verde urbano permite incrementar la presencia de pájaros en las ciudades

Cadernera (Carduelis carduelis)

Incrementar la biodiversidad del verde urbano permitiría aumentar la presencia de aves paseriformes en las ciudades mediterráneas, según un estudio científico realizado por investigadores del ICTA-UAB que analiza estrategias para  "naturalizar" las ciudades.

09/07/2019

Dentro del contexto actual de cambio global, la biodiversidad urbana juega un papel clave como indicador de la calidad de vida de la ciudad en lo que se refiere a los hábitats y a los organismos vivos que forman parte de ella. Los investigadores indican que para tratar la biodiversidad urbana hay que desdibujar las fronteras existentes entre el espacio natural y la ciudad mediante una distribución estratégica del verde urbano. Para hacerlo posible, hay que "naturalizar" las ciudades incorporando más vegetación y espacios verdes con criterios ecológicos que favorezcan una mayor presencia de flora y fauna.

"Este estudio analiza por primera vez en una ciudad mediterránea como es Valls, cómo los diferentes factores socioecológicos relacionados con la gestión pública del verde urbano pueden influir en la nidificación de las aves paseriformes" dice Jaume Marlès, investigador principal del estudio, quien explica que se han analizado las posibles asociaciones entre los nidos y determinados factores como el tipo de vegetación (árbol, arbusto, liana o herbácea), el tipo de poda, la producción de frutos y semillas y la presencia de plagas de insectos.

Los resultados, publicados recientemente en la revista Urban Forestry & Urban Greening, ponen de manifiesto que los índices de biodiversidad de vegetación están relacionados con la mayor presencia de aves, principalmente de la familia de los fringílidos (jilguero, verdecillo y verderón) y sílvidos (curruca), especies procedentes de zonas agroforestales mediterráneas.

En concreto, escogen el centro histórico para hacer los nidos en detrimento de otros barrios debido a una menor presencia de depredadores, y por un índice de biodiversidad más elevado y por una mayor presencia de árboles viejos y copas más densas. Además, indican que la presencia de árboles de tamaño medio en las calles como las melias y alteas, y su poda intensiva favorece la nidificación de aves como el jilguero, el verdecillo y el verdor.

Según Marlès, los pájaros seleccionan aquellos árboles que producen frutos comestibles para la fauna y no muestran preferencia por aquellos que habitualmente son atacados por invertebrados en forma de plaga "lo que indica que estos pájaros se alimentan fuera de la zona de nidificación, ya que estas especies de pájaros son insectívoras en época de cría".

Aunque el estudio no está enfocado sobre el éxito reproductor de los 300 nidos identificados en Valls, los resultados son una herramienta útil para la contribución del conocimiento de la biodiversidad de las aves urbanas. Además, los resultados podrían mejorar la gestión de las zonas verdes urbanas públicas para promover la implantación de paseriformes.

Artículo científico:
Marlès Magre J., Boada Juncà Martí., Campanera J.M., Bach Pagès A., Ruiz Mallén I., Maneja Zaragoza R., Sánchez Mateo S. et al. (2019). How urban green management is influencing passerine birds’ nesting in the Mediterranean: A case study in a Catalan city. Urban Forestry & Urban Greening. https://doi.org/10.1016/j.ufug.2019.03.012

 

Noticias relacionadas

Todas las noticias