El Smart Food abre el calendario de Brunchs de Innovación 2019

L'Smart Food obre el calendari de Brunchs d'Innovació 2019

El primer Brunch de Innovación del Hub b30 de este año estuvo dedicado al Smart Food y reunió unas sesenta personas en el Parc de Recerca UAB, que compartieron innovaciones y tendencias en ámbitos como la seguridad alimentaria, el etiquetado de productos y la personalización de la dieta.

03/04/2019

Cuando hablamos de Smart Food nos referimos a alimentos que, a través de la aplicación de nuevas tecnologías, han mejorado su aporte nutricional y efectos beneficiosos para la salud, preservando la seguridad alimentaria y adecuándose a las necesidades de los consumidores. Las innovaciones aplicadas a estos alimentos inteligentes se relacionan con el diseño, la producción, el envasado, la distribución y la validación de los efectos derivados de su consumo.

El Brunch de Innovación del pasado día 29 de marzo, moderado por el Director General de la corporación empresarial SERHS Food, Raimon Bagó, comenzó con la presentación de un caso de éxito de proyecto colaborativo entre la empresa Laboratorios Ordesa y el centro tecnológico Eurecat, el proyecto CIEN SMARTFOODS, por medio del cual se han sacado al mercado diferentes productos alimenticios como, por ejemplo, leches infantiles.

Este proyecto, de cuatro años de duración y que acaba de finalizar, se inició con la voluntad de romper con el paradigma de la alimentación funcional. "Teníamos alimentos que suponían un único beneficio, por ejemplo, para el colesterol o para la falta de calcio, pero las patologías son multifactoriales y se necesitan alimentos inteligentes que puedan ser beneficiosos sobre múltiples factores de riesgo de una patología o estado vital", explicaban José Antonio Moreno, responsable de Investigación Básica de Laboratorios Ordesa y Francesc Puiggròs, Director Científico del Área de Biotecnología de Eurecat.

Otro proyecto, RIS3CAT MICROBIOTA, unió la microbiota o conjunto de microorganismos que se encuentran generalmente asociados a tejidos sanos, con la ciencia de datos y las tecnologías ómicas. "Era imprescindible utilizar estas tecnologías que nos permiten validar científicamente, y de manera muy robusta, el efecto sobre la salud de este tipo de productos”, añadían.

La presentación de estos ejemplos desencadenó en un debate en torno a la seguridad alimentaria. En este sentido, se hizo evidente la necesidad de promover proyectos y hacer más investigación sobre seguimiento y control de microorganismos patógenos que puedan verse beneficiados por la acción de los prebióticos y probióticos.

Después, los sesenta asistentes, entre empresas, docentes, investigadores, centros tecnológicos, clústeres y profesionales de la nutrición, debatieron sobre la necesidad de llegar a una dieta adaptada a cada consumidor y a productos alimenticios personalizados, lo que se conoce como nutrición de precisión.

Por último, se discutió sobre las acciones que debería llevar a cabo la industria alimentaria con el etiquetado para hacer que el consumidor tenga toda la información para elegir qué alimentos compra en función de las propiedades del producto, pero también de sus características, preferencias y necesidades, y qué dispositivos y tecnologías podría utilizar para conseguirlo.

Esta actividad ha contado con el apoyo de la Secretaría de Universidades e Investigación del Departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalitat de Catalunya y la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Más información
Fotografías del Brunch de Innovación
Informe de Vigilancia Tecnológica
Programa de Brunch de Innovación

 

Noticias relacionadas

Todas las noticias