Docencia y evaluación

Información general

  • 15/09/2020: Guía elaborada por expertos de la Facultad de Psicología con consejos y orientaciones para ayudar a la seguridad y la comunicación en la docencia presencial. [+]
  • 02/07/2020: Instrucción sobre planificación de la docencia y de la matrícula del curso 2020‐ 2021. [+]
  • 02/07/2020: Plan sectorial de universidades. [+]
  • 25/06/2020: Orientaciones para la adaptación de las titulaciones universitarias en períodos de emergencia sanitaria y excepcionalidad: implantación, desarrollo y acreditación (AQU Catalunya). [+]

  • 29/06/2020: Prácticas universitarias en centros educativos formadores durante el curso 2020-21. [+]

  • 29/06/2020: Principios y criterios organizativos de la docencia y las prácticas clínicas asistenciales de los estudiantes universitarios en los centros sanitarios, en la situación de crisis sanitaria por la COVID-19. [+]

  • 25/06/2020: Medidas académicas del Consejo Interuniversitario de Cataluña para el curso 2020-21 de las universidades catalanas. [+]

  • 10/06/2020: Recomendaciones del ministerio de universidades a la comunidad universitaria para adaptar el curso universitario 2020-2021 a una presencialidad adaptada. [+]

cv

 

Consideraciones y recomendaciones generales a la hora de utilizar herramientas de docencia virtual:

1) Tenga en cuenta que no todo el mundo tiene un equipo informático de última generación o una conexión rápida a internet y que en momentos de máxima carga el sistema funciona más lento de lo que es habitual: simplifique los procesos en lo posible y añada tiempo adicional para poder bajar y subir documentos al sistema, en su caso. Evite pedir al alumnado que suba fotografías o documentos escaneados al sistema (esto puede ser complicado desde dispositivos móviles).

2) Utilice siempre que sea posible sólo las herramientas "corporativas" como son Office365 (Teams, Forms, OneDrive ...) y Campus Virtual-Moodle. Evite el uso de herramientas gratuitas como por ejemplo Gmail, zoom, houseparty, etc., ya que en la mayoría de casos no ofrecen las garantías suficientes de protección de datos y seguridad. Además, la dispersión de herramientas crea confusión al estudiante.

3) Avise explícitamente siempre que comience la grabación de una sesión online, ofreciendo la posibilidad de desconectar la cámara a todo el mundo que lo desee. Es necesario que el aviso se haga nada más empezar la grabación (evidencia de que el procedimiento se hace correctamente).

  • Webinars de Teams sobre docencia virtual.
     
  • Ideas para reducir al 50% la presencialidad de una asignatura 

    Este documento contiene algunas ideas para facilitar la conversión de una asignatura ordinaria a una situación de docencia con el 50% del alumnado presencial. No contiene todas las posibilidades que se pueden generar, sino que pretende ilustrar algunas, con el único fin de facilitar el trabajo de adaptación de las asignaturas, complementando la instrucción para la planificación de la docencia y el documento de otras medidas relacionadas con la docencia del curso 2020-2021.  

    Con el fin de organizar la docencia, hay que partir de una hipótesis de ocupación del 50% del aula. Esto puede generar situaciones diferentes:  

         — Que el grupo sea pequeño y el aula grande y, por tanto, que quepa todo el grupo ordinario para hacer la docencia 100% presencial, observando el criterio de ocupación máximo del 50% de la capacidad del aula. Si el cómputo final de ocupación de la Facultad lo permite, no hay que alterar esta docencia.  

         — Que el número de estudiantes matriculados de la asignatura supere el límite de ocupación del 50% del aula: en estos casos hay que operar con el 50% del grupo en el aula. 

    Criterio general: en esta segunda situación, al tener que hacer docencia con la mitad del alumnado, se reducirá alguna o todas las variables con las que se trabaja. Todo el tiempo liberado se puede acumular para emplearlo allí donde se considere más adecuado: por ejemplo, Teoría (TE) aprovechada en prácticas en el aula (PAUL) o seminarios (SEM), o incluso en prácticas de laboratorio ( PLABEN), si es posible programarlo.  

    Hay varias posibilidades:  

    1. Reducir el temario, que puede ser de teoría y/o de prácticas (para quedarse con lo que se considera más importante), para disponer de tiempo para los contenidos y actividades más importantes o complejas.  

    2. Reducir horas de cada clase impartida con cada mitad del grupo, es decir: hacer menos de la mitad del tiempo de teoría con cada subgrupo porque hay parte del trabajo que el alumno puede hacer autónomamente con las indicaciones correspondientes.  

    3. Reducir presencialidad en la teoría que, combinado con 1 y 2, permite disponer de más tiempo para prácticas de aula, seminarios u otras actividades consideradas imprescindibles. 

    Hay que tener presente que la docencia hecha en el aula para una parte del grupo y seguida en streaming por el resto del grupo (aprendizaje a distancia sincrónico) genera un agravio comparativo para los alumnos que no están en el aula y no aporta valor añadido respecto a la docencia en línea: si son clases prácticas, los que no están en el aula no pueden desarrollar las competencias, y en el caso de las clases teóricas, no se genera valor añadido para los ausentes. Por este motivo, las posibilidades que se presentan en este documento siempre parten de la idea de que todo el alumnado recibirá el mismo tipo de docencia, sea presencial o en línea. 

    A) Adaptación de la teoría  

    Si se puede dar menos teoría o se sintetiza la teoría en menos tiempo de docencia, se libera tiempo que queda disponible para otras actividades. Esta reducción, aunque sea pequeña (de un 10-15% o más), libera un tiempo para poder hacer, por ejemplo, un poco más que el 50% de las prácticas. Es importante tener presente que si no se reduce la teoría, no se pueden aumentar otras tipologías docentes (prácticas, por ejemplo), ya que supondría un incremento del esfuerzo del alumnado para el seguimiento y logro de la asignatura, y el profesorado tampoco dispondría de horas para dedicarlas a las otras tipologías de actividad docente.  

    Hay varias posibilidades:  

    1. De dos sesiones de clase de TE con todo el grupo se pasa a 1 sesión de clase con la mitad del grupo. Por tanto, el profesor repite la misma sesión para cada mitad del grupo: representa el mismo número de horas presenciales para el profesor (se mantiene la presencialidad del profesor) y la mitad de horas presenciales para el alumno.  

    El profesor facilita las presentaciones (si necesita ampliar las diapositivas de PowerPoint u otros recursos de apoyo a la docencia, o facilita un artículo o un documento que incluye el grueso de la teoría de aquella sesión): los alumnos leen antes de la clase (a la hora que no tienen clase) las presentaciones o documentos de las dos sesiones. 

    En el aula:  

         a) El profesor comenta en la clase, durante aproximadamente la mitad de la sesión, lo más relevante de las 2 sesiones del programa normal (que pueden ser 2 temas, o no, según tenga organizado el profesorado el temario), aquellos aspectos que necesitan explicación porque son más complicados o más difíciles de entender para los estudiantes o porque estructuran todo un tema o lo relacionan con otros. Normalmente lo que estructura, da sentido y articula el conocimiento, el profesor puede hacerlo fácilmente, y si lo tuviera que hacer el estudiante por su cuenta necesitaría mucho más tiempo; por el contrario, determinados contenidos se pueden aprender muy bien con un PPT o un artículo o un documento que esté bien estructurado.  

         b) Para la segunda mitad de la sesión, el profesor ha preparado algún ejercicio, problema, cuestiones, vídeo, etc. que sirva para acabar de resolver dudas o aspectos de los dos temas abordados, con la participación del alumnado, tipo PAUL o SEM. 
     
    Todo esto no debe suponer más trabajo para el estudiante, ya que la materia es la misma y sigue disponiendo de 2 horas para asimilarla.  

    En la siguiente sesión lo repite para la otra mitad del grupo de TE.  

    2. El profesor da la clase de TE con la mitad de alumnos resumiendo lo que daría en dos sesiones o acortando materia, si lo considera adecuado. El siguiente día vuelve a repetir lo mismo con la otra mitad de la clase. Esta modalidad no permite hacer otras actividades en el aula, pero puede ser útil para las disciplinas o titulaciones que tienen las prácticas integradas a la teoría. 

    3. El profesor da la clase de TE en línea a todo el grupo clase. La docencia en línea debería ser más compacta y dinámica que la presencial. El objetivo es ayudar al alumno de la manera más secuenciada posible a construir y estructurar el conocimiento de una asignatura y también a desarrollar las competencias que no requieren de una interacción particular, como sería el caso de los seminarios o el de las prácticas (debate, contraste en formato seminario o utilización de instrumentación y protocolos de forma supervisada —laboratorios—). 

    La docencia en línea se puede organizar en cápsulas o micro sesiones (de 15, 20, 30 minutos) en las que cada docente da las claves de cara a estructurar y desarrollar el aprendizaje de un determinado tema. Puede contener los principales mensajes, la estructura, las advertencias sobre lo que es más importante y también sugerencias de estudio y de actividades para el alumnado. Esta docencia se podría complementar con actividades en el aula en grupos reducidos (transformación de horas de TE en PAUL o SEM). La docencia en línea debe incluir, también, los mecanismos de seguimiento y de posibilidad de consulta de la actividad del alumnado. En el caso del primer cuatrimestre, se puede complementar con el seguimiento presencial en grupos reducidos o el seguimiento en línea de los mismos grupos. En cualquier caso, cuando hay docencia en línea, hay que prever los mecanismos de seguimiento de la asignatura para evitar la desconexión y la desorientación del alumno.  

    La docencia en línea supone menos tiempo de actividad docente en línea, pero el tiempo que no se emplea en las cápsulas muy probablemente hay que dedicarlo, justamente, a prepararlas. Cuando haya varios grupos de teoría, la docencia en línea podría permitir agruparlos todos, por lo que la menor inversión en profesorado en estas actividades se podría emplear en otras tipologías de actividad docente presencial. 

    B) Adaptación de las prácticas y seminarios  

    1. PAUL / SEM: a muchas facultades, estas tipologías no les deben suponer un problema, porque se hacen en aulas grandes y con el grupo dividido y, por tanto, se podrán mantener en aulas con una ocupación del 50%. Si con la adaptación de la teoría se ha liberado tiempo disponible, se puede emplear en esta modalidad que no requiere laboratorio y dedicar más tiempo del habitual (aquel que se ha liberado en hacer menos de teoría, en el mismo espacio que la teoría).  

    2. PLABEN y tipologías asimiladas: en el caso de tener que reducir el número de alumnos en los laboratorios a la mitad debe ser consciente de que, aunque se disponga de algunos espacios para desdoblar alguna práctica, en muchos casos no habrá recursos adicionales de profesorado para poder impartir docencia. Sólo en aquellas titulaciones con más de un grupo de TE por asignatura se podrían liberar algunas horas según cómo se organice la docencia TE (tal como se indica en el apartado anterior). En caso de que no se disponga de recursos de profesorado liberado de la TE, se reducirán las prácticas a la mitad. Con el fin de no perjudicar a los estudiantes, hay que hacer un esfuerzo analítico para decidir: 

         — Si alguna parte de las prácticas se puede pasar a actividad no presencial (por ejemplo, las presentaciones que se hacen al inicio de la práctica). 

         — Si alguna parte de la práctica tal vez no es tan importante y se puede recortar, manteniendo la parte esencial.  

         — Si alguna parte de la práctica o alguna práctica entera se puede cambiar de formato, tales como resolución de casos o problemas, etc., con trabajo personal del estudiante dirigido con pautas o indicaciones.  

         —  Si alguna práctica no es imprescindible y se puede anular. 

    Con ello, hay que contar con las mismas horas de presencialidad, pero con la mitad del alumnado cada vez; por tanto, se reducirán las sesiones por alumno a la mitad, aunque el profesorado hace las mismas horas.  

    Si se ha podido ahorrar alguna hora de TE en grados con más de un grupo de TE por fusión de grupos y docencia en línea y se disponen de algunas horas liberadas de los profesores, se podrían desdoblar algunos grupos de PLABEN. En este caso, se debe tener presente que si, por ejemplo, se fusionan dos grupos de TE y esta docencia de TE se hace no presencial, al doblar el número de alumnos el seguimiento del grupo necesita más tiempo, aunque la docencia sea en línea. Por lo tanto, liberar una hora de TE por fusión de dos grupos de TE en formato no presencial no implica una hora libre entera del profesor, ya que una parte de esta será necesaria para hacer las tutorías de seguimiento imprescindibles en caso de la docencia no presencial. 
     
    3. Prácticas de campo (PCAMI): en este caso, el espacio en el campo no es limitante, ya que normalmente los estudiantes se dispersan mientras se hace la práctica, a menos que las compañías de transporte establezcan algún tipo de restricción. En este caso, habría que buscar alternativas que podrían pasar por:  

         — Hacer las prácticas en lugares donde los estudiantes puedan llegar en transporte público.  

         — Adaptar algunas prácticas en los terrenos de la UAB, si es posible.  

    4. Prácticas clínicas asistenciales (PCA): en estas prácticas se deben atender las condiciones de disponibilidad de horas de PCA que indiquen las instituciones sanitarias. Estas indicaciones condicionan toda la planificación docente para aprovechar al máximo la oferta que hagan los hospitales y centros de salud. 
     

Oportunidades

Centrado en la pedagogía, no en la plataforma: los atributos de la clase física no garantizan que sea efectiva. Invierte tiempo en pensar cómo utilizar las nuevas tecnologías y el tiempo de dedicación a cada una. Piensa cómo deben ser las estrategias que trasladas a la docencia virtual, qué nuevas perspectivas quieres incorporar.

Aprovecha las características de la interactividad: cada tecnología puede facilitar nuevas modalidades de aprendizaje. Además, muchos estudiantes son nativos digitales y están más acostumbrados a las tecnologías remotas. Aprovecha estas ventajas y aplícalas a la docencia virtual.

Es una oportunidad para innovar: el entorno virtual nos abre nuevas modalidades de enseñanza y podemos aprovechar esta dificultad a la que nos enfrentamos para experimentar nuevos métodos y herramientas de aprendizaje.

cv

Consideraciones y recomendaciones para las actividades de evaluación que os pueden ayudar a llevar a cabo evaluaciones no presenciales en estas circunstancias excepcionales:

  1. Adaptar la evaluación a formato no presencial. Cada docente debe dimensionar el alcance del programa que ha quedado incluido en el periodo no presencial, en relación con el curso y la titulación, y adaptar la evaluación del periodo afectado sin que en ningún caso suponga un endurecimiento de las condiciones originales de evaluación. En general, esta adaptación no tiene que suponer grandes cambios en el sistema de evaluación previsto.
  2. Mantener la evaluación continua. Siempre es preferible, y todavía más en el contexto actual, mantener la evaluación continua de los resultados de aprendizaje definidos para cada asignatura mediante la realización de tareas y actividades a lo largo de todo el periodo que, además, en muchas ocasiones ya se hacían de manera asíncrona y no presencial.
  3. Decantarse por actividades de evaluación asíncronas. En un contexto como el actual es preferible optar por actividades de evaluación que se pueden llevar a cabo exactamente en las mismas condiciones que en la docencia presencial, y estas son las actividades asíncronas que los estudiantes hacen, individualmente o en grupo, en periodos más o menos amplios: entrega de trabajos, ejercicios, infografías, etc. Utilizad, siempre que sea posible, métodos de evaluación diferentes del examen.
  4. Seguir las recomendaciones para las actividades síncronas, pruebas de síntesis y exámenes. Las actividades síncronas son las más difícilmente replicables en un contexto de no presencialidad, porque hay limitaciones tecnológicas (carga de la red, herramientas de proctoring) y jurídicas (protección de datos y derecho a la intimidad; véase la Instrucción 10/2020, sobre la protección de datos en materia de docencia virtual y de evaluaciones en línea) que se deben tener en cuenta. Por otra parte, se deben tomar en consideración las posibles incidencias que puede tener el alumnado durante la evaluación virtual sincrónica, como problemas con la conexión, así como evitar condiciones de evaluación que generen estrés y tensión (los estudiantes deben tener tiempo para responder las preguntas y revisar las pruebas antes de entregarlas).
    1. La cuestión de la identidad del examinando: no se pueden utilizar herramientas de proctoring. Una de las principales preocupaciones es establecer con la máxima seguridad la identidad de la persona que está haciendo la prueba. Se tiene que evitar cualquier herramienta que haga uso de sistemas biométricos o de reconocimiento facial (proctoring). No hay herramientas fiables, se pueden falsear los controles con facilidad y utilizarlas supone un tratamiento de datos excesivo y desproporcionado desde el punto de vista del RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Es preferible encontrar medios indirectos con el fin de garantizar la identidad, como la entrega de la prueba manuscrita, la reunión virtual con un grupo aleatorio de examinandos una vez acabada la prueba, etc. 
    2. La cuestión de la autoría: ¿cómo evitar que se copie? En la misma línea, no se puede mantener la vigilancia durante el examen como si se tratara de un examen presencial: no se puede grabar toda la sesión, como mucho unos instantes solo al principio y al final con el fin de garantizar la identificación (véase la Instrucción 10/2020 sobre la protección de datos). Se tiene que evitar cualquier invasión de la intimidad de los estudiantes, como el uso de móviles estratégicamente situados para obtener una visión de 360o o la "vigilancia electrónica" con cámaras web o herramientas como Respondus. En este caso también se tienen que encontrar medios indirectos:
      1. Diseño de pruebas no memorísticas. El diseño de una prueba que permita la consulta de recursos y materiales puede ser una buena opción, ya que resulta más adaptada al contexto de acceso a la información en el que vivimos y puede permitir, a su vez, una valoración más precisa del nivel competencial alcanzado por cada estudiante.
      2. Singularización de los formularios de examen. Hay varias maneras de hacer formularios de exámenes diferenciados para cada alumno. La herramienta de cuestionarios de Moodle proporciona la posibilidad de crear formularios diferenciados a partir de un banco de preguntas. También se puede optar por parametrizar los formularios: el Servicio de informática ha creado una herramienta de generación de códigos y parámetros para exámenes con Microsoft Forms accesible aquí: https://apps.uab.cat/generador_tokens (blog con el manual de uso: http://blogs.uab.cat/suportcampus/ca/generacio-codis-examens/servei-de-generacio-de-codis-i-parametres-per-a-examens/).
      3. Exámenes orales. Otra buena opción que garantiza tanto la identidad de quien hace la prueba como el hecho de que no se copie es recurrir a las pruebas orales. Este es el único caso en el que se puede grabar toda la prueba, aunque no es estrictamente necesario; se tiene que hacer lo que se haría en un formato presencial. En caso de que se decida grabarla se deben seguir estrictamente los protocolos recogidos en la Instrucción 10/2020 sobre protección de datos.
    3. Cuestiones tecnológicas a tener en cuenta. En el caso de las actividades síncronas de evaluación y, especialmente, en el caso de los exámenes, las limitaciones tecnológicas son muy condicionantes y siempre se deben tener en cuenta.
      1. Limitaciones del sistema por exceso de carga. Con la capacidad actual, la plataforma de Campus Virtual-Moodle se sobrecarga especialmente en dos situaciones: con la conexión simultánea de muchos estudiantes (p. ej: convocados a una prueba a una hora concreta) y con actividades complejas (p. ej: cuestionarios con selección automática de preguntas del banco, aleatoriedad, con muchas preguntas y tiempos de conexión del estudiante, o que se adjunten muchos archivos, como ficheros pesados, imágenes, etc.). La intensificación de la carga no se presenta por una convocatoria de prueba concreta, sino por la acumulación de pruebas a la misma hora; por eso se han tenido que programar todos los exámenes de manera centralizada a causa de estas limitaciones. Se está trabajando para aumentar la capacidad del sistema.
      2. Como evitar el exceso de carga del sistema. Dado que los espacios virtuales tienen limitaciones de aforo, igual que los espacios físicos, siempre que sea posible os sugerimos:
    • Evitar que el alumnado se tenga que conectar al mismo momento para acceder a un material o información que se puede enviar por correo electrónico (si es necesario que la recepción sea inmediata, se puede utilizar Quickmail de Moodle o un correo electrónico a los estudiantes). Si consideráis que no todo el mundo mirará su buzón, se puede poner un enlace en el Campus Virtual, pero enviad también el correo avisando de que no hay que conectarse; seguramente un porcentaje muy alto de estudiantes no tendrán que entrar en Moodle. Eso es especialmente útil si se ha planteado la prueba sobre la base de una herramienta externa (Microsoft Forms u otras plataformas externas).
    • Utilizar la herramienta de cuestionario y dar un tiempo superior de respuesta (algunos días) para los casos de evaluación continuada.
    • Utilizar la herramienta de Tarea (entrega) como alternativa al cuestionario y fijar la entrega del documento en un tiempo acotado. Os sugerimos que deis un margen de tiempo adicional para descargar la información necesaria, primeramente, y hacer la entrega al final.
    • Dar margen de tiempo para una entrada escalonada al sistema, sobre todo en grupos grandes. Así evitamos la ralentización del sistema al inicio del examen y el estrés que genera a los estudiantes.
  1. Evaluación de los trabajos de fin de estudios (TFG o TFM). Todas las consideraciones que hemos incluido en el apartado sobre las pruebas orales afectan a la evaluación de los TFG y de los TFM, si es que se debe hacer defensa oral (obligatoria por normativa en el caso de los TFM). Hay tres opciones básicas: 1) presentación y defensa asíncronas del TFG/TFM, 2) presentación y defensa síncronas del TFG/TFM y 3) presentación asíncrona y defensa síncrona del TFG/TFM. El detalle de estas tres opciones se puede encontrar en el documento sobre evaluación en línea del grupo de trabajo de la CPOA-CAAE referenciado más abajo. Ninguno de estos métodos requiere que se programe en el sistema centralizado de reservas de exámenes: como se hacen con MS Teams no cargan el sistema, por lo que se pueden realizar en cualquier momento sin necesidad de programarlos.
    1. Presentación y defensa asíncronas del TFG/TFM. Especialmente indicada para la defensa de TFG, porque permite la gestión de grandes volúmenes de trabajos y tiene unos requerimientos tecnológicos no muy elevados. El estudiante elabora un PowerPoint (PPT) o similar y se graba a sí mismo en vídeo explicando el PPT por separado. Los miembros de la comisión evaluadora tienen acceso a la memoria del TFG, al vídeo de presentación y al PPT del estudiante. La defensa no es necesariamente pública y se abre un periodo de defensa en el cual interactúan el tribunal y el examinando con preguntas, respuestas y contrapreguntas.
    2. Presentación y defensa síncronas del TFG/TFM. Se recomienda cuando la titulación, sea de grado o de master, gestiona un volumen no excesivo de trabajos Es especialmente recomendable en las defensas de los TFM. En este caso, en el día y la hora asignados la Comisión Evaluadora coincide con el estudiante para hacer la presentación y defensa del TFG/TFM. La defensa es pública: los días y horarios de las defensas de TFG/TFM se publican en la web. Cualquier miembro de la comunidad puede saber qué trabajos se tienen que defender, el autor, la fecha y la hora de defensa, así como los miembros de la comisión evaluadora, y pedir asistir como público.
    3. Presentación asíncrona y defensa síncrona del TFG/TFM. Esta fórmula facilita la gestión de grandes volúmenes de trabajos, pero tiene el inconveniente que tiene unos requerimientos tecnológicos muy elevados. En este caso, el estudiante elabora un PPT o similar, se graba a sí mismo en vídeo explicando el PPT por separado y remite los dos archivos al tribunal a través de la plataforma LMS de cada universidad. El tribunal se reúne virtualmente de manera síncrona con el estudiante, formula las preguntas en directo y el estudiante las responde también en directo.

Como complemento a estas indicaciones, y con vistas a ayudaros a hacer la adaptación de vuestra evaluación en formato no presencial, os recomendamos que consultéis los documentos y recursos siguientes:

  • Instrucción sobre protección de datos: Instrucción 10/2020, sobre la protección de datos en materia de docencia virtual y de evaluaciones en línea enviada por correo al PDI el pasado 5.5.2020. Encontraréis todos los elementos relativos a protección de datos implicados en la docencia y la evaluación virtuales.
  • Documento sobre evaluación en línea del grupo de trabajo de la CPOA-CAAE: La evaluación de los aprendizajes en la Universidad, en el contexto de docencia de emergencia en línea provocada por la crisis de la pandemia de la COVID-19. El anexo contiene un catálogo de diferentes formatos de pruebas de evaluación en línea y una serie de orientaciones y recomendaciones en función de la tipología de la asignatura.
  • Webinar sobre evaluación en línea: https://web.microsoftstream.com/video/4a4b947f-bad7-4088-83e0-11486f9cf4d9. Grabación del webinar llevado a cabo el pasado 14.5.2020 en la UAB en el que encontraréis una introducción general sobre evaluación en línea y criterios generales para la evaluación, una serie de ejemplos de actividades de evaluación, instrumentos y consejos clave a cargo de docentes de la UAB con experiencia en evaluación en línea y una presentación de los recursos TIC más habituales disponibles al repertorio UAB.

 

Más información: