Analizan los efectos de los residuos generados por el turismo en las islas mediterráneas

Un estudio europeo en el que participa el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) analizará y propondrá soluciones a los efectos del incremento de los residuos generados por el turismo durante el período veraniego en las islas del Mediterráneo.

10/02/2017

La región mediterránea es el principal destino turístico del mundo y sus islas reciben un gran volumen de población durante los meses de verano. Las economías locales dependen en gran medida del turismo como fuente de ingresos y como generador de empleo. Sin embargo, esta oleada turística anual masiva, concentrada en un corto período de tiempo, supone una gran carga para las infraestructuras, especialmente para aquellas relacionadas con la gestión de los residuos. Las autoridades locales buscan cómo hacer frente tanto al elevado incremento de la generación de residuos como al bajo nivel de clasificación de éstos por parte de los turistas.

El proyecto europeo Interreg MED Blueislands trabajará durante 3 años (2016-2019) para desarrollar y elaborar medios eficaces, económicamente viables y ambientalmente sostenibles  que permitan abordar y mitigar las consecuencias de este incremento estacional de residuos generados por el turismo en 9 islas del Mediterráneo. Subvencionado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional y dirigido por el Ministerio de Agricultura, Desarrollo Rural y Medio Ambiente de Chipre, se llevará a cabo en las islas de Mallorca, Cerdeña y Sicilia (Italia), Malta, Rab (Croacia), Creta, Rodas y Mykonos (Grecia) y Chipre.

El proyecto, que cuenta con 14 instituciones socias de tota Europa, cuantificará los residuos generados en las islas durante y fuera de la temporada turística alta, evaluarán la composición de los residuos, el impacto de la basura en las costas y playas y su influencia en las instalaciones de tratamiento de las aguas residuales.

La investigadora del ICTA-UAB, Dra. Patrizia Ziveri explicó que “aunque se trata de un fenómeno bien conocido, la variación estacional de la generación de residuos en las islas aún no se ha definido correctamente ni se ha determinado su efecto socioeconómico y medioambiental” y añadió que “el aislamiento y la falta de espacio para crear instalaciones suponen una limitación adicional para estas islas”. El proyecto Blueislands tiene como objetivo proporcionar respuestas a todas estas preocupaciones.

El ICTA-UAB, en colaboración con otras 13 instituciones europeas socias del proyecto, evaluará la dinámica de los micro y macro-plásticos en las zonas costeras más turísticas. Durante el primer año se monitoreará de forma periódica 27 playas. Se llevarán a cabo 189 encuestas para mostrar la acumulación de basura marina en relación con las actividades turísticas de las playas seleccionadas. Se tomarán y analizarán en el ICTA-UAB alrededor de 700 muestras para evaluar las concentraciones de micro y macro plásticos tanto en la tierra como en el mar.

En base a los resultados, se planificarán diferentes estrategias y se creará e implementará una herramienta multidimensional, así como diferentes planes de acción. Tras aplicar dichas medidas, se repetirán las encuestas para evaluar sus impactos.
 

 

Noticias relacionadas

Todas las noticias