La generación del "baby boom" deberá afrontar una doble imposición cuando se jubile

Pensions

Si los futuros jubilados asumieran el hecho de haber nacido en generaciones numerosas, la edad de jubilación debería desplazarse hasta los 72 años en el año 2050 para mantener el equilibrio del sistema; pero si sólo se tuvieran en cuenta los gastos que son propios de su ciclo de vida, su mayor longevidad, debería ser a los 66,5 años. Así lo explica el CED-UAB en un estudio que acaba de publicar.

07/02/2018

Repercutir sobre la jubilación de los baby-boomers  (los nacidos entre los años 1960-1975) los costes de ser muchos en su propia jubilación, sin tener en cuenta la aportación que realizaron en el pasado como cotizantes, constituiría claramente una desigualdad intergeneracional, según un estudio realizado por el Centro d’Estudios Demográficos de la Universidad Autònoma de Barcelona (UAB), que se acaba de publicar en la revista divulgativa Perspectivas Demográficas.

“Penalizar unas generaciones y no otras en función de su tamaño es una desigualdad entre generaciones”, afirman los autores.

El estudio –titulado “El factor demográfico en la sostenibilidad del sistema de pensiones en España”- explica que la caída de los nacimientos, el aumento de la esperanza de vida y la jubilación futura de los baby-boomers desafía la sostenibilidad del sistema de pensiones en España porque disminuye la relación entre cotizantes y jubilados.

Los autores del estudio, Albert Esteve, Daniel Devolder y Amand Blanes, han examinado la incidencia de estas causas sobre la sostenibilidad demográfica del sistema y el efecto que distintos escenarios de mortalidad, fecundidad y migración exterior podrían tener en el futuro.

Gracias a las condiciones demográficas del país, en el año 1970 la edad de jubilación se hubiese podido fijar en 56,8 años, o 62,3 años en el año 1999, o 60,7 en el año 2009, según el estudio.

Sin embargo, los resultados muestran que las condiciones demográficas del pasado, muy favorables para el sistema, no se repetirán en el futuro. Ni una poco probable recuperación exprés de la fecundidad ni un saldo migratorio positivo de hasta 250.000 personas cada año podrían revertir los efectos que la jubilación de los baby-boomers, y el crecimiento de la esperanza de vida tendrán sobre el sistema.

La recuperación de la fecundidad tendría efectos a largo plazo sobre la sostenibilidad del sistema, pero serían imperceptibles antes de 2050. La inmigración tendría efectos positivos a corto plazo, pero a medio y largo plazo no sería suficiente para revertir la situación.

Las tensiones del sistema
Las tensiones demográficas sobre el sistema de la seguridad social tienen una doble causa. Por un lado, la mayor longevidad de los individuos y, por otro, la presencia de generaciones de distinto tamaño. Los resultados del estudio muestran que una quinta parte de las tensiones demográficas sobre el sistema se deben a un aumento de la longevidad, y el resto, se deben al tamaño de las generaciones que se jubilarán.

“Si queremos un sistema equitativo con el esfuerzo de las generaciones, los individuos deberían asumir los costes asociados a los avances en su supervivencia, y el sistema aquellos otros debidos a las variaciones del tamaño de las generaciones”, explican los autores en el estudio.

Más allá del ámbito demográfico,  otras alternativas son posibles. Si se modificaran los parámetros económicos, la viabilidad demográfica del sistema de pensiones variaría. Por ejemplo, el aumento de un punto porcentual en el nivel de cotización, es decir, pasar del 23% al 24% del salario, permitiría reducir entre 5 y 7 meses la edad a la jubilación.

El aumento de la actividad y ocupación entre los jóvenes y la población mayor de 60 años o la igualación de las tasas de participación laboral de hombres y mujeres tendrían efectos positivos sobre la sostenibilidad del sistema a corto y a medio plazo.

“Si la economía sabe capitalizar y mejorar la productividad, la demografía no será un obstáculo a la viabilidad del sistema”, concluye el estudio.

ARTÍCULO:
Perspectivas Demográficas, num. 9: 1-4. Albert Esteve, Daniel Devolder y  Amand Blanes (2018) “El factor demográfico en la sostenibilidad del sistema de pensiones en España”. http://ced.uab.es/PD/PerspectivesDemografiques_009_ESP.pdf

 








 

Noticias relacionadas

Todas las noticias