"En igualdad de género tenemos muchos argumentos; ahora falta la política real"
21.01.2016  -  Agnès Hubert lleva muchos años trabajando en la Comisión Europea, los últimos en el órgano que asesora al presidente. Se graduó en Económicas y Ciencia Política en la Universidad de Paris. Ha trabajado de periodista. Es experta en el ámbito del género, políticas de empleo y derechos fundamentales.

1- Usted ha sido consejera del Bureau of European Policy Advisers -órgano de la Comisión Europea que asesora a los presidentes-, desde el 2005 al 2014. ¿Alcanzó sus objetivos durante este tiempo que estuvo?
Bueno, mis objetivos siempre son muy altos y quizá por eso son difíciles de conseguir. Pero mientras que estuve trabajando con el presidente, José Manuel Barroso, estoy contenta de algunos pequeños éxitos, aunque los consejeros que lo rodeaban a él siempre creyeron que los temas de igutaldad eran secundarios, no eran tan importantes como otros. Estoy contenta de pequeños éxitos conseguidos como que hubiera más mujeres como consejeras; de la creación del European Gender Institute o del Gender Equality Index.
Pero ha sido imposible implantar que la perspectiva de género tuviera más impacto en la política de crisis europea. Desafortunadamente los comisarios europeos no creyeron suficiente en ello.

2- ¿Por qué es importante este encuentro que está teniendo lugar en la UAB sobre un proyecto europeo de igualdad de género como el EGERA?
Es importante que ocho universidades, con diferentes estructuras de gobierno y funcionamiento y diferentes naturalezas, se quieran poner de acuerdo para impulsar la igualdad de género. Son todas diferentes pero tienen en común que quieren impulsar esto. Piensa que el progreso dentro del profesorado y lo que llamamos "academia" es muy, muy lento; hay que hacer mucho trabajo para que cambien muchas cosas.

3.- ¿Cuáles son los retos principales que la Unión Europea tiene en materia de igualdad de género?
Lo más importante es la política real. Nosotros podemos convencer de que es importante, tenemos cientos de argumentos para decir que la igualdad de género es muy positiva para la sociedad, pero lo que nos encontramos, a la hora de hacer política real, es que esto no se ve. Las personas que hacen política no acaban de estar convencidas de los argumentos; no se ve en sus decisiones.

4.- En la mayoría de universidades, como la UAB, hay más mujeres estudiando que hombres (excepto en las ingenierías); y ellas obtienen mejor rendimiento académico que ellos, pero en el profesorado hay más hombres, y a la hora de liderar proyectos o encabezar puestos de gobierno hay pocas mujeres. ¿Qué está pasando? ¿Cómo lo podemos resolver?
Esto es precisamente el objetivo de proyectos como EGERA. En este momento hay 11 proyectos de investigación en universidades europeas tratando de cambiar la estructura de las universidades para resolver esto. !Hay más mujeres en PhD que hombres! Y hay que utilizar el capital humano de las mujeres de forma eficiente; es muy importante para la sociedad.

5.- ¿Nos podría hacer una comparación entre los diferentes países sobre la perspectiva de género en las universidades?
En las universidades escandinavas hay una cultura de género y una política de género. En los países del sur, como España, que es un claro ejemplo, el nivel de progreso tiene que ver mucho con los movimientos sociales y las luchas de las mujeres para consguir avanzar en la igualdad de género. Aquí depende de la movilización social, no hay tanta cultura como en los países escandinavos.

6.- ¿Por qué las políticas de igualdad de género son importantes si queremos tener una Europa competitiva?
El primer argumento sería para hacer un mejor uso de los recursos humanos: las mujeres son inteligentes, están mejor preparadas, hacen doctorados, obtienen muy buenos resultados académicos, etc... .Si necesitas utilizar capital humano, !necesitas la mente de la mujer!
En segundo lugar, porque es importante la visión de la mujer conjuntamente con la del hombre, a la hora de investigar, por ejemplo. Necesitamos las dos visiones. Es mucho más rica la investigación si se tienen las dos visiones, los dos enfoques.
En este sentido, cuando yo estaba en la Comisión Europea, un día el comisario europeo de investigación puso como ejemplo a Ada Lovelace, la hija de Lord Byron.

7.- ¿Ada Lovelace? ¿Qué le pasó?
Pues que su madre la dirigió hacia las matemáticas y las ciencias, para que no se dedicara a la poesía y literatura como su padre, ya que estaba resentida con él, que la había abandonado. Y pasó que Ada Lovelace resultó ser un genio de las matemáticas; inventó el primer lenguaje de programación de la historia! Pero resulta que en aquella época la mujer no era visible, y toda la investigación que hacía revertía en su compañero y pareja Charles Babbage, que es el que la hacía pública. Si la mujer hubiera sido más visible y valorada en aquella época, seguramente nos hubiera llegado la sociedad digital en la que hoy estamos 40 o 50 años antes. Sin duda alguna.

8.- Con todo esto, ¿qué nos quiere decir?
Pues que las mujeres y los hombres somos diferentes, evidentemente, pero es muy necesario la visión de ambos en todos los ámbitos del conocimiento. En el campo de la biología o la medicina se ve muy claro: las necesidades del cuerpo de la mujer y las del hombre, por ejemplo, son diferentes, y se deben tener en cuenta cuando se piensa hacia dónde debe ir un proyecto de investigación. Por eso es tan importante que estén en la investigación, tanto los hombres como las mujeres, que somos los que formamos la sociedad.
 
Ir a Noticias

Archivo de noticias

Desde
Hasta
Palabra clave

Noticias UAB
Todas las noticias relacionadas con la UAB
Observatori per a la Igualtat de la UAB (Unidad de igualdad)

Edifici l'Àgora (Edificio R)
Despacho, R/129
08193 Bellaterra (Cerdanyola del Vallès)
Telf. +34 93 581 29 29

observatori.igualtat@uab.cat
 

 

 

2017 Universitat Autònoma de Barcelona