Viu a la UAB

“Me gusta contar historias, crear emociones, y el cine es un vehículo magnífico para hacerlo”

Jaume Balagueró, alumni de Ciencias de la Información de la UAB, es internacionalmente conocido por la saga de terror REC, ha rodado un total de nueve películas y en diciembre estrena su último film, ‘Muse’, basado en la novela ‘La dama número trece’ de José Carlos Somoza.

28/09/2017

Jaume Balagueró, licenciado en Ciencias de la Información en la UAB, supo des de bien joven que quería dedicarse al mundo del cine. Es conocido internacionalmente como director de cine de terror por la saga de REC, pero ha rodado un total de nueve películas y es un amante del cine en todas sus vertientes. Hablamos de su carrera, de sus inicios, pero sobre todo de donde surgen las ideas de sus films y de los retos y oportunidades que ofrece el panorama cinematográfico actual.
 
1. ¿Cuál era tu relación con el mundo del cine cuando eras joven?
Veía muchas películas de temáticas diferentes, después me he especializado en cine de terror, pero a mí me interesa el cine en general, y he hecho películas que no son de terror. A mí lo que me gusta es explicar historias, crear emociones, y el cine era un vehículo magnífico para hacerlo. Podría haber escogido la literatura, también me ha gustado mucho escribir y siempre he escrito, pero el cine tienen un punto de sofisticación y es una herramienta muy completa para explicar historias. Yo tenía claro des de COU que quería hacer cine, pero en aquellos momentos era complicado. Además, quería hacer una carrera y me pareció que la única que tenía alguna vinculación con el Cine era Ciencias de la Información.

2. ¿Cómo fue tu paso por la UAB?
La recuerdo como una época muy feliz. No tenía vocación de periodista, porque yo quería hacer cine, pero la carrera me sirvió para descubrir que me interesaba mucho más el Periodismo y la Comunicación de lo que me parecía. Y descubrí temas que después me han apasionado siempre como la Semiótica o la Comunicación de Masas.
 
3. ¿Cuáles son tus primeras incursiones en el mundo profesional?
Durante la carrera había estado haciendo un fanzine sobre cine y temas alternativos, a partir de ahí comencé a escribir puntualmente en revistas de cine, y sobre todo estuve trabajando tres años en Radio Hospitalet conduciendo un programa de madrugada. Era un programa muy personal y estaba muy basado en la interacción con la audiencia. Un programa que jugaba constantemente con todo, también había música, intervenciones, entrevistas, no había normas, era pura libertad de jugar por la noche con las palabras. Y mientras trabajaba en la radio, a tiempo parcial, comencé a desarrollar, de forma independiente, mi carrera de cine, a hacer cortometrajes y a buscar financiación para rodar estos cortos.

 4. Empiezas tu carrera cinematográfica con dos cortos ‘Alicia’ y ‘Días sin luz’. La mayoría de directores empiezan haciendo cortometrajes.
Si quieres hacer películas, lo más común es hacer primero un cortometraje, es muy útil para familiarizarte con el medio y la industria. Es más fácil de gestionar, sirve para aprender sin jugarte mucho dinero, ya que no hay una gran financiación detrás. Una película con bajo presupuesto puede costar dos millones de euros, difícilmente alguien que acaba de salir de la facultad encontrara este dinero, pero es posible que sí que encuentre un millón de pesetas, que es lo que me costó mi primer cortometraje.
 
5. ¿Y llegan al público estos cortometrajes?
No, no hay un mercado. Hay excepciones, Francia, por ejemplo, es un país donde el cortometraje es importante, tiene un gran festival de cortometrajes y el gobierno destina unas ayudas muy importantes, porque sabe la importancia que tiene para la industria del cine. Aquí no tanto. La salida que tenía en el momento que yo los hacías eran los festivales especializados en cortometrajes. Y en aquel momento había incluso un programa en Canal+ que se llamaba ‘La noche más corta’, especializado en cortometrajes. Ahora lo que sí que hay es internet, pero no hay un mercado realmente. Hace muchos años, cuando yo era pequeño e ibas a ver una película al cine, muchas veces antes se proyectaba un cortometraje, ahora se hace en sitios muy puntuales, pero mayoritariamente es impensable pensar que una sala de cine pueda perder 10 minutos de proyección pasando un corto, cuando estos 10 minutos los pueden llenar con publicidad y tráilers.
 
6. Has estado siempre muy vinculado al Festival de Sitges, del que actualmente se celebran 50 años.
La primera vez que fui, con el padre de un amigo de la escuela, creo que tenía 12 años. Ahí descubrí el Festival y des de entonces, des de que tenía 14 años, iba constantemente con el tren, era muy fan, esperaba cada año para comprar el abono. Y esto se transformó en participación cuando iba como periodista para cubrirlo para el fanzine o el programa de radio, después ya como participante con los cortometrajes, y finalmente como director de largometrajes. He pasado por todos los perfiles diferentes, es muy importante en mi carrera y en mi vida. 
 
7. ¿De dónde surgen tus historias?
Mi primer largometraje ‘Els sense nom’ está basado en una novela. Cuando leí su argumento, me sentí absolutamente fascinado y sin haberla leído todavía, pensé que se tenía que hacer una película. Y cada película nace de alguna cosa diferente, de una historia que alguien me ha explicado y me ha interesado mucho, por ejemplo, aunque después la historia puede ir cambiando y la película no tienen nada que ver con la historia inicial, pero es de donde nació. REC, por ejemplo, nace de conversaciones con Paco Plaza, el codirector, buscando la manera de poder darle una vuelta al género y encontrar una manera de implicar mucho más a los espectadores en el miedo, casi como un ejercicio científico de búsqueda de la fórmula. Cada película nace de alguna cosa diferente y siempre tienes que estar muy pendiente, como una esponja, de lo que te rodea para ir captando los inputs que después te inspiran.
 
8. Las personas que dirigen películas miran al mundo de forma diferente, ¿Hay una mirada cinematográfica?
Creo que no hay una forma de ver el mundo a la que te tienes que adaptar si quieres ser escritor o director de cine, por ejemplo, sino que cada persona tiene una manera diferente de percibir el mundo o de vivir en él, y aquellos que tenemos este punto de observar, analizar y dejarnos atrapar por las cosas, queremos contarlas. Hay gente que no tienen la necesidad de contar nada, porque su visión, su interacción con el mundo es diferente.
 
9. ¿Qué dirías a la gente que se está abriendo camino en el mundo audiovisual, que están buscando financiación para un corto, por ejemplo?
Que luchen y que busquen la plataforma para encontrar esta financiación, solos difícilmente lo podrán hacer, necesitan una productora detrás. Pero sobre todo que mientras están buscando la financiación y soñando con la película que quiere hacer, no dejen de hacer cosas, que no paren de rodar, porque ahora es muy fácil rodar, incluso con el móvil. Que esto no lo dejen nunca. Pongo el ejemplo de Fede Álvarez, un director que comenzó haciendo sus propios cortometrajes con los efectos especiales que hacía en su casa y los colgaba en Youtube. Tuvo la difusión suficiente para que se fijaran en él y acabó dirigiendo películas en Hollywood. Esto puede pasar, y era imposible que pasara antes, Internet te da una cierta capacidad. Es muy difícil y no todo el mundo puede hacerlo, pero es un camino.
 
10. ¿Cuáles son tus proyectos en un futuro próximo?
Tengo dos películas en proyecto, ‘Muse’, que rodamos el 2016, y que está basada en la novela ‘La dama número trece’ de José Carlos Somoza. Es una película rodada en inglés y que se estrenará finalmente este diciembre. Y después tengo otra película en la que estoy trabajando.